10 escapadas de un día desde Glasgow

La segunda ciudad de Escocia es una excelente base de operaciones para explorar el país. Sus dos estaciones de tren y su proximidad con la célebre costa oeste de las Highlands convierten a Glasgow en un buen lugar desde el que planificar excursiones de un día. ¿No sabes por dónde empezar? Pues sigue leyendo y toma nota, porque estos 10 rincones de Escocia están a tiro de piedra de Glasgow y tienen todos los ingredientes para enamorarte:

Oban


Foto de Patricia Cuní

El coqueto pueblo pesquero de Oban es una de las perlas que esconde la costa oeste de Escocia. Situado entre las montañas y el mar y con vistas (y acceso) a algunas de las islas más bonitas del país, es accesible en tren desde Glasgow. Siéntate y relájate porque los paisajes te quitarán el aliento. Y una vez en Oban, pasea junto al puerto, híncale el diente a alguno de los deliciosos platos de marisco que sirven en Ee Usk y sube a admirar las vistas desde la Torre de McCaig después (o antes) de catar los wiskis de la destilería local.

 

New Lanark

Seguramente no hayas oído hablar nunca de New Lanark. Pues bien, este pueblo a orillas del río Clyde es uno de los cuatro lugares de Escocia reconocidos como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y uno de los mejores ejemplos de un complejo industrial de finales del siglo XVIII levantado bajo los principios del socialismo utópico. Además de bonito, es un excelente lugar para hacer rutas de senderismo.

 

Stirling


Foto de Patricia Cuní

La pequeña ciudad conocida como “La Puerta de las Highlands” está a menos de 40 minutos en tren desde el centro de Glasgow y es una buena opción si quieres algo de historia y calma. Acércate a Stirling para descubrir uno de los castillos más bonitos de Escocia, para encaramarte a lo alto del monumento a William Wallace y para revivir la Batalla de Bannockburn.

 

Castillo de Newark

Si te gustan los castillos y estás parando en Glasgow, acércate al castillo de Newark, en la costa sur del estuario del río Clyde, en Port Glasgow. Esta espectacular fortaleza medieval está justo a orillas del mar y hará las delicias de pequeños y grandes.

 

Isla de Arran


Foto de Patricia Cuní

La diminuta isla de Arran es conocida como “Escocia en miniatura” porque en sus reducidas dimensiones incluye ejemplos de casi todos los tipos de paisaje (y restos históricos) que se pueden ver en el resto del país. Atrévete a tomar el ferry desde Ardrossan (se puede llegar en tren desde Glasgow) y sube hasta lo alto de Goatfell, su pico más alto. O acércate al castillo de Brodick. Tú eliges.

 

Gourock

La villa portuaria de Gourock, a 28 millas de Glasgow es como un viaje en el tiempo a principios del siglo XX, cuando los “glaswegians” venían aquí de vacaciones. Las vistas desde aquí hasta las montañas del sureste de las Highlands son terriblemente bonitas. Y si te gusta andar te recomendamos el paseo hasta el faro de Cloch Point.

 

Loch Lomond


Foto de Patricia Cuní

Un poco menos conocido que el archifamoso Lago Ness, el Loch Lomond es incluso más bonito y más accesible. Desde Glasgow hay trenes que llegan hasta Balloch, en su punta sur. Este pueblo tranquilo ofrece paseos alrededor del lago, excursiones en barco y tiene un castillo (cerrado al público) en un parque con unas vistas sencillamente perfectas.

 

Castillo de Dumbarton

El Castillo de Dumbarton es la fortaleza más antigua de toda Gran Bretaña y se levanta sobre la Dumbarton Rock, un cuello volcánico de roca basáltica que domina el paisaje de la zona. Pese a que ha sobrevivido poco del antiguo castillo medieval, sí que vale la pena acercarse a ver las defensas antiaéreas y las fortificaciones del siglo XVII y XVIII.

 

La rueda de Falkirk y los Kelpies


Foto de Patricia Cuní

¿Sabías que existen los “ascensores” para barcos?  Pues bien, la impresionante rueda de Falkirk  conecta los canales del Forth y el Clyde con el canal Unión. Es un verdadero prodigio de la ingeniería. Y muy cerca están las esculturas gigantes con forma de caballo de los Kelpies.

 

Hill House, Helensburg

Los amantes de la arquitectura deberían dejarse caer por Helensburg, un apacible pueblo al oeste de Glasgow que atesora una de las obras más famosas del arquitecto Charles Rennie Mackintosh. Esta casa sobre una colina de estilo asimétrico destaca por el contraste entre un exterior austero… y un interior lleno de luz y formas delicadas. ¡Imprescindible!

 

¿Has reservado ya tu viaje a Glasgow? Elige por lo menos una o dos de estas excursiones de un día y ve un poco más allá.

Patricia Cuni

Patricia Cuní es una periodista y viajera enamorada del Reino Unido autora del blog Madaboutravel (http://madaboutravel.com). En esta bitácora narra sus experiencias y recomienda los mejores rincones y cosas que hacer de Escocia, su lugar de residencia desde 2013, y buena parte de la geografía británica. Síguele la pista en Instagram, Twitter y Facebook y deja que te inspire a descubrir lugares increíbles.