12 razones para explorar Liverpool

Si todavía no conoces la ciudad que vio nacer a The Beatles, no deberías tardar. Si viajaste hace tiempo, has de saber que hoy resulta más atractiva que nunca. Éstas son algunas razones para reservar un vuelo ya.

 

1. Liverpool y la música.

Sí, Liverpool es un nombre sonoro y su vínculo con la música no admite dudas. Los incondicionales de la mítica banda peregrinan por Matthew Street, pero la oferta en directo es extensa y, casi en cada esquina, un músico ofrece su arte a cambio de unas monedas. Cabe destacar la programación de The Philarmonic.

 

2. Su puerto.


Foto de VisitLiverpool

Bañada por el río Mersey, el comercio marítimo trajo riqueza, pero también diversas crisis económicas y sociales. De hecho, es conocida por su carácter obrero y luchador. Hoy, el que fuera uno de los escenarios clave, Albert Dock, ha sido rediseñado y convertido en eje artístico y de ocio. Se pueden encontrar las simpáticas esculturas llamadas Super Lambananas, obra de Taro Chiezo.

 

3. La Tate Gallery.


Foto de VisitLiverpool

Henry Tate, fundador de Tate Gallery, nació en esta ciudad. Construyó un emporio azucarero y supo que invertir en arte era una ventaja. 

 

4. Es la segunda ciudad con más museos gratuitos.

Tras Londres, es la ciudad de Reino Unido con mayor número de museos y galerías, la mayoría gratuitos. Entre ellos, el Museo de la Esclavitud que recuerda cómo el comercio de personas fue motor de enriquecimiento.

 

5. Porque tiene dos catedrales muy singulares y, por tanto, imprescindibles.


Foto de VisitLiverpool

Cuenta con dos catedrales y las dos son realmente singulares. La Metropolitana, católica y construida entre 1962-1967 por Frederick Gibberd, y la anglicana, proyectada por Giles Gilbert Scott, y concluida en 1978. 

 

6. La guerra dejó una huella que no se borró.

Con el objetivo de no olvidar lo vivido, Liverpool conserva edificios bombardeados durante la Segunda Guerra Mundial. La iglesia de St. Lukes, en pleno centro, es uno de ellos. Y consigue emocionar.

 

7. St. George’s Quarter.


Foto de VisitLiverpool

Quien busque tranquilidad, la encontrará en St. George’s Quarter y los jardines de St. John. Al lado están un museo tan interesante como World Museum; la Librería Central y la Walker Art Gallery

 

8. El barrio Chino.


Foto de VisitLiverpool

Como Londres, Liverpool recibió a los primeros ciudadanos chinos que se establecieron en su propio barrio: China Town. La puerta, en Nelson Street, es la segunda más grande del mundo. Y la oferta de restaurantes, sobresaliente.

 

9.Su escena gastronómica es hiperactiva.


Foto de VisitLiverpool

Casi cada semana abre un nuevo bar o club que se convierte en tendencia. Los hay en zonas altamente recomendables como Baltic Triangle, que dejaron atrás su pasado industrial.

 

10. De noche, casi nadie descansa. Y el domingo...


Foto de VisitLiverpool

Sería una equivocación no descubrir la escena nocturna y el domingo, quizá,  tengamos ganas de degustar el popular (y contundente) Sunday Roast. Camp and Furnace es una antigua fábrica en la que ahora convive una clientela variopinta que busca gastronomía de calidad a buen precio.

 

11. Porque tiene playa y, en ella, hay arte. 


Foto de VisitLiverpool

Muy cerca, en la playa de Crosby, se levantan las cien estatuas de forma humana esculpidas por Anthony Gormley. El título de la obra es Another Place y resulta, cuanto menos, inquietante.

 

12. Porque, hoy más que nunca, es una ciudad abierta. 

Porque la imagen de ciudad deprimida y peligrosa es parte del pasado. Atrás quedan los años 80 y la grave depresión vivida: En 2008, fue declarada Capital Europea de la Cultura y, en la actualidad, puede calificarse como ciudad abierta, estimulante y hospitalaria.

 

María Nájera es periodista y filóloga hispánica. Actualmente reside en el sur de Escocia y colabora con medios españoles como Abc, Zen-El Mundo y El Hedonista (www.elhedonista.es). Especializada en estilo de vida y viajes, además es una enamorada del Camino de Santiago. Como muestra, su primer libro en torno a su experiencia: ¡Continúa caminando! Un albergue en el Camino de Santiago.