4 escapadas de un día desde Manchester

Manchester es una de las ciudades de Gran Bretaña a la que puedes llegar con un vuelo low cost desde España.

Pero además de los atractivos propios de esta ciudad que ha tenido una recuperación urbanística tras su pasado industrial, de forma que ahora en Manchester puedes ver interesantes rincones, también tienes la posibilidad de hacer varias excursiones de un día que valen realmente la pena.

Te voy a sugerir cuatro escapadas de un día desde Manchester.

 

York

the shambles york

Si hay un rincón que bien justifica un viaje al norte de Inglaterra y, por supuesto, es una muy recomendable opción para una escapada desde Manchester, ese es la ciudad de York.

Ahí vas a encontrar un centro histórico medieval que mantiene todo su encanto y cuyo mejor exponente es The Shambles, rincón que está considerado como la calle medieval más antigua de Inglaterra.

A York llegarás en hora y media desde Manchester, hacia el noreste, y en tu paseo por esta encantadora ciudad otro foco de atención será la siempre muy animada plaza del Mercado.

Por supuesto, tienes que visitar su imponente catedral gótica, la más grande al norte de los Alpes, donde seguro te llamarán la atención su preciosas vidrieras, así como el “cancel” del coro, muro de piedra con una sucesión de figuras esculpidas que representan a los reyes de Inglaterra.

Y no dejes de subir a la torre central de la catedral.

 

Fountains Abbey

Si hay una característica que siempre me ha gustado de Gran Bretaña es el encanto que conservan muchos de sus restos patrimoniales.

Un poco más al norte de York, a poco más de hora y media hora de Manchester, tienes uno de los rincones patrimoniales y paisajísticos más bonitos de Gran Bretaña, los restos de la abadía cisterciense de Fountains Abbey.

Cerca del pueblo de Ripon encuentras este enclave de ensueño, con una gran pradera rodeada de frondosos bosques y frente al romántico lago de los Jardines de Studley Royal.

En el centro de la pradera descansan los restos de una imponente abadía medieval que fue fundada por monjes cistercienses a principios del siglo XII, y que en el siglo XIII ya era uno de los centros religiosos más importantes de Gran Bretaña.

Fountains Abbey fue abandonada en 1539 tras la disolución de los monasterios ordenada por Enrique VIII.

Aún ahora cuanto visites este encantador enclave podrás apreciar la importancia que sin duda tuvo este monasterio de grandes dimensiones.

 

Chester

Si te gusta la arquitectura de casas entramadas, sin duda tienes que acercarte a Chester, pequeña ciudad que encuentras a una hora de Manchester, al sur de la cercana Liverpool.

Se trata de una pequeña ciudad en cuyo centro histórico puedes ver un par de calles que muestran una sorprendente sucesión de casas entramadas, algunas de las cuales se remontan hasta el siglo XIV, como las que albergan las galerías comerciales The Rows.

La calle principal de Chester es la conocida como Eastgate, la cual es el eje que parte desde una de las puertas del antiguo recinto amurallado que todavía se conserva.

Encima de dicha puerta se puede ver un bonito reloj que dicen que, tras el Big Ben de Londres, es el más fotografiado del mundo.

En tu visita también deberás entrar en su catedral normanda que se empezó a construir en el siglo XIII, y ver su imponente ayuntamiento neogótico de finales del XIX, el cual en cierta medida te recordará al de la propia ciudad de Manchester.

 

Conwy

Lo considero, sin duda, el pueblo más bonito del norte de Gales.

Me refiero a Conwy, pueblo costero situado en las lindes entre Inglaterra y Gales y al que desde Manchester llegas en hora y media.

Se trata de un pueblo medieval amurallado que conserva un imponente y precioso castillo, una de esas fortificaciones que a finales del siglo XIII ordenó construir el rey Enrique I de Inglaterra durante su campaña de conquista de Gales.

Durante tu visita podrás recorrer las murallas y subir a sus ocho esbeltas torres desde las que tienes preciosas vistas panorámicas de Conwy y su emplazamiento en el estuario de un río.

Además de pasear por sus bonitas calles, en tu escapada a Conwy desde Manchester podrás ver y visitar el interior de una casa exponente de la arquitectura isabelina del siglo XVI, Plas Mawr, y como curiosidad, en el puerto encuentras la considerada como la casa más pequeña de Inglaterra, con su llamativa fachada de color rojo, tres metros de altura y menos de dos de ancho.