5 castillos de cuento de hadas en los que realmente puedes alojarte

¿No eres capaz de decidir dónde alojarte durante tu próximo viaje a Gran Bretaña? Si la oferta de Airbnb no te convence ven a hacer realidad tus sueños más principescos y reserva una habitación en uno de estos majestuosos castillos. ¿Con cuál te quedas? Difícil decisión.

Bovey Castle en Devon, Inglaterra

El Castillo de Bovey, ubicado en el corazón del Parque Nacional de Dartmoor, cuenta con todas las comodidades que puedas desear y algunas otras que no sabías que deseabas. Con su gran variedad de instalaciones para actividades deportivas, como pistas de tenis, zonas de tiro al blanco, tiro con arco y pesca con mosca, además de para cetrería y elaboración de ginebra de endrina, este es el lugar perfecto para los amantes de las actividades al aire libre. Si andar por ahí en botas de agua no es lo tuyo, no te preocupes, el castillo ofrece también los mejores tratamientos de balneario, deliciosas experiencias gastronómicas e incluso paseos en globo directamente desde los terrenos del castillo. Y para el momento del descanso, puedes reservar una habitación en el propio castillo, en uno de los refugios de tres plantas salpicados por los terrenos o en la casita de las rosas, todos ellos con vistas a los bellísimos jardines.
 

Culzean Castle en Maybole, Escocia

Para disfrutar de una experiencia única salida de un cuento de hadas, no es necesario ir más lejos que este edificio palaciego en Escocia. Gracias a su situación al borde de un acantilado, con amplias vistas sobre el estuario del Clyde hacia la isla de Arran, es difícil no quedar cautivado por el sobrecogedor paisaje. Dedica algún tiempo a pasear por las tres millas de costa propiedad del castillo, asómate a las cuevas excavadas por el mar o sumérgete en la historia de Gran Bretaña en el museo del mismo castillo. Aunque cualquiera de las habitaciones que elijas será perfecta, los aficionados a la historia seguro que disfrutarán de la suite Eisenhower, que sirvió de hogar durante muchos años a este antiguo presidente de los EE. UU.

 

Hever Castle en Kent, Inglaterra

El Castillo de Hever, cuya construcción se remonta al siglo XIII, fue el hogar de la niñez de Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII y madre de Isabel I. Hoy en día, los visitantes pueden alojarse en este impresionante palacio de doble foso inmerso en 700 años de historia. Equipado con muebles antiguos, tapices, interesantes objetos relacionados con la monarquía y una de las mejores colecciones de retratos de la época Tudor de Gran Bretaña, aquí te sentirás como si hubieras retrocedido en el tiempo a la Inglaterra histórica… aunque con todas las comodidades de la era moderna como, por ejemplo, wifi gratuita. Pasa la noche en una de las 28 suites del castillo en régimen de alojamiento y desayuno o, si viuenes en grupo, considera la idea de reservar la lujosa casita de vacaciones en la que pueden dormir hasta ocho personas.

 

Warwick Castle en Warwickshire, Inglaterra

Tanto si buscas una escapada romántica, una salida con amigos o una aventura al aire libre, no cabe duda de que en el Castillo de Warwick la encontrarás seguro. Ofrece tres exclusivos estilos de alojamiento: las opciones de refugios temáticos en el bosque y de glamping medieval a la orilla del río atraerán a los más jóvenes, mientras que las suites en la zona privada de la torre conocida como Caesar’s Tower, construida en el siglo XIV, llamarán la atención de los adultos. Debido a la impresionante popularidad de este castillo durante los meses de verano (es una de las atracciones históricas más visitadas de Inglaterra), es mejor reservar pronto para asegurarte de que consigues el tipo de alojamiento que deseas.

Château Rhianfa en Anglesey, Gales

Este castillo de inspiración francesa construido en 1849 a orillas del estrecho de Menai es un auténtico placer para los sentidos. Ofrece 30 encantadoras habitaciones que combinan el mobiliario clásico con colores modernos, además de la mejor gastronomía y bellísimos jardines. Es el lugar perfecto para alejarse del mundanal ruido (o quizás para celebrar la boda de tus sueños). Y si durante el viaje sientes ansias de aventura, tienes suerte ya que, a solo un paso puedes practicar muchísimas actividades que te harán subir la adrenalina, desde kayak de mar a tirolinas.