5 lugares imprescindibles que ver en Bristol

Aunque ya ha pasado tiempo desde que su actividad naval se extinguió en el S.XIX, Bristol sigue exhibiendo orgulloso su pasado como una de los más importantes puertos del país y antigua potencia en el condado de Somerset. En la actualidad, su vida ha cambiado mucho y se ha convertido en un lugar de gran actividad cultural y ocio, sin renunciar a su Harbourside Festival cada verano, incluso con una presencia importante del sector de los medios de comunicación y el de la industria tecnológica.

No obstante, además de dejarte embaucar por esa atmósfera universitaria, joven y algún evento cultural al que asistir, son muchos los puntos de interés que debes plantearte en tu visita. Te presentamos 5 lugares imprescindibles que ver en Bristol durante tu estancia, sin olvidar el arte del célebre Bansky presente en toda la ciudad.

La Catedral de Bristol

Catedral de Bristol
Foto de Isaac Martín

Estamos ante una de las más bonitas catedrales de Inglaterra, con un peculiar estilo gótico que atrae cada año a miles de turistas para descubrir sus encantos. Este histórico y religioso edificio, fundada en el siglo XII, está situado en el parque de College Green, justo frente al ayuntamiento.

Si ya su propia arquitectura es importante, nadie debería perderse la sala de capítulos, única en Inglaterra y una de las mejor conservadas de Europa, que data de los tiempos normandos.

 

Clifton Suspension Bridge

Un poco más alejado, merece la pena acercarse a ver uno de los iconos de la ciudad de Bristol, también del importante arquitecto victoriano Brunel (como muchos otros de la población), inaugurado en 1864 como paso para carros ligeros, aunque soportando en la actualidad tráfico de 12000 vehículos.

Además de la propia obra, un ejemplo de la época Victoriana que pone en valor la reconversión y transformación de Bristol por la potente burguesía del momento, las vistas justifican un paseo peatonal por el puente.

 

St. Mary Redcliffe

St. Mary Redcliffe
Foto de Isaac Martín

No son pocos los que confunden la iglesia de St. Mary Redcliffe con la catedral. No es de extrañar, su construcción entre los siglos XII y XIII y su solemne fachada, dan pie a ello. Destacar en ella su Pórtico Norte, construido a principios del S.XIV, con una particular forma hexagonal y en cuyos nichos estaban los antiguos Reyes de Inglaterra

Ya en su interior, su órgano (construido por Harrison & Harrison en 1912) es considerado uno de los mejores del país con su más de 4350 tubos.

 

Bristol Museum & Art Gallery

Los amantes de los museos también tienen su espacio destacado en el Bristol City Museum and Art Gallery en Queen’s Rd, BS8, en un elegante edificio neoclásico

No se trata de un lugar de exposición cualquiera ya que, junto a las permanentes salas de arte o de historia natural, otras localizaciones de contenido egipcio, romano o griego además de exhibiciones temporales, hacen de él un tesoro, especialmente para el turismo en familia con niños

 

Harbourside o zona del antiguo puerto de Bristol


Foto de Isaac Martín

Atravesar el río Avon y dejarse embaucar por una de las partes de mayor atractivo de la ciudad no deja indiferente. Desde esta antigua zona portuaria, reconvertida ahora en zona comercial y de ocio, partieron en su día las famosas expediciones del célebre John Cabbot hacia las Americas, incluido el barco Mathew, una réplica perfecta del barco que utilizó en 1497 para llegar al Norte del continente y que pasa la mayor parte del año amarrado a modo de exhibición aquí.

Desde aquí además podemos encontrar tours que parten a las zonas fluviales que rodean Bristol, a través del rio Avon, el rio Severn e incluso el Canal de Bristol, ya en mar abierto.

Más allá de los lugares que ver imprescindibles en Bristol, no dudes en dejarte caer por The Triangle y Park Street, avenida ideal para salir de marcha, llena de vida y de pubs y cafeterías, o por los antiguos almacenes portuarios ahora reconvertidos en modernos restaurantes y locales de todo tipo autodefinidos como “centro de la creatividad en el centro de Brístol”.

 

¿Te hemos convencido ya para plantearte ya tu vista a Bristol?