7 razones para visitar Cardiff antes de fin de año

Capital de Gales, Cardiff siempre ha sido un hervidero de diversidad, cultura y ocio. Con la llegada del otoño y el invierno, sus castillos, acogedoras cafeterías, galerías y sitios patrimonio se convierten en lugares ideales para entrar en calor, empaparse de la característica manera galesa de vivir y admirar la imponente arquitectura de la ciudad iluminada cuando cae la noche. Para quienes estén planeando una visita a esta agradable y compacta ciudad, presentamos algunas pinceladas de lo que les espera.

1. Probar el helado de nitrógeno líquido

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by ScienceCream (@science_cream) on

Aunque haga frío fuera, será imposible resistirse a la tentación de tomarse un helado al entrar en Science Cream, en Castle Arcade. De hecho, hay quien cree que el helado es bueno para entrar en calor cuando la temperatura exterior es baja. Science Cream, la primera heladería de nitrógeno líquido de Gales, está labrando el camino para artísticas creaciones de postres helados.

1
Science Cream

2. Asistir a una colección de obras de arte impresionistas sin igual

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Nicholas Anastasiou (@nicxx2g) on

Nubes esponjosas en el cielo, ríos que forman ondas de gotas de lluvia y praderas florecidas ―escenas como estas en las paredes nos transportarán atrás en el tiempo a lo largo de las enormes galerías de obras impresionistas y posimpresionistas del Museo Nacional de Cardiff.

Se trata de una de las colecciones de arte impresionista más remarcables de Europa, con obras de Monet, Van Gogh, Pissarro, Renoir y contemporáneos, además de ejemplos de los movimientos que vinieron antes y después. Recomendamos no perderse la sección de Historia Natural, donde veremos un tiburón peregrino de cuatro toneladas colgando del techo y el esqueleto de nueve metros de una ballena jorobada extendido de una punta a otra de la sala.

2
National Museum Cardiff

3. Brindar por la historia de las glorias de Gales

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by The Dead Canary (@thedeadcanary) on

                                                                                                                      

Mejor dejar las llaves del coche en la habitación si visitamos The Dead Canary, un bar de cócteles secreto donde se agitan combinados sensacionales. Para encontrarlo, tendremos que buscar un timbre junto a una salida de incendios en Barrack Lane (pista: buscar la pluma dorada). Una vez dentro, el menú nos aleccionará sobre los famosos héroes de Gales del pasado y presente mediante una selección de cócteles inspirados en celebridades.

El cóctel Dylan Thomas combina whiskey Glenmorangie Original, whiskey Ardbeg, licor Ramazzotti, licor café, achicoria, limón, clara de huevo y —por supuesto— poesía, mientras que el cóctel Goldfinger (inspirado en Shirley Bassey, cantante del tema principal de la película de James Bond) mezcla tequila Ocho, hojas de frambuesa y té de flor de melocotón, hibisco, sidra de pera y lima

3
The Dead Canary

4. Asistir a la ópera interpretada por una nación de cantantes

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Visit Cardiff (@visitcardiff) on

Independientemente de si somos aficionados a la ópera o no, será difícil no emocionarnos con una representación del Welsh National Opera (WNO). Con sede en el Wales Millennium Centre en Cardiff Bay, aunque con actuaciones por todo Reino Unido, el grupo de 230 miembros realiza cerca de diez espectáculos diferentes al año.

WNO es diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes, pues reúne toda la potencia, teatro y emoción que hay tras la ópera tanto moderna como tradicional de una manera accesible para todos los públicos. Es inevitable sentir la piel de gallina cuando los intérpretes llegan a las notas más altas. Para quien quiera experimentar la ópera por sí mismo, existen talleres de prueba para aprender sobre representaciones y canciones en concreto antes de ir a ver las actuaciones en directo.

 

4
Wales Millennium Center

5. Comprobar que Bute Park es tan bonito como lo pintan

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Beer Chatdanai (@beerchatdanai) on

Este sobrecogedor espacio verde en el corazón de la ciudad fue regalado a los habitantes de Cardiff hace unos 70 años y, a día de hoy, sigue tan vibrante y cautivador como siempre. Un paseo por su parque de 56 hectáreas nos dará la oportunidad de observar el castillo de Cardiff y darnos cuenta de lo importante que es la naturaleza en esta región de Gales, sin importar la época del año que sea. Siguiendo el curso del río Taff, es muy probable que veamos ardillas, mariposas, arrendajos, agateadores, fochas, cormoranes, garzas and martines pescadores ―e incluso alguna que otra nutria. Existen más de 3.000 especies de árboles, así que no es de extrañar que a los animales les guste tanto el parque como a los habitantes. Cuando el follaje cambia de color y cae la noche, los vivos tonos anaranjados, rojos y ocres son dignos de ser fotografiados.

 

5
Bute Park

6. Admirar la ciudad de las galerías en todo su esplendor

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mathilde Abeille (@abeillebz) on

Cardiff es la ciudad de Reino Unido con mayor concentración de galerías comerciales de estilo victoriano, eduardino y contemporáneo. Callejeando por St Mary Street, Castle Street, Duke Street y The Hayes, nos sumergiremos en un entramado de decorados pasajes cubiertos que ofrecen un par de horas de terapia de compras, por no hablar de la deliciosa comida local. En invierno, las guirnaldas de luces que decoran las calles aportan una cálida atmósfera navideña.

Hay lugares de visita obligatoria, como Spillers Records, la tienda de discos más antigua del mundo; Rules of Play, una pequeña tienda de juegos de mesa con más de 1.000 títulos apilados en las paredes; Madame Fromage, una tienda de productos selectos con lo mejor de los quesos galeses, cortes de carne y verduras; Waterloo Tea, una casa de tés con más de 30 tipos de té para elegir y deliciosos pasteles; y Hobo’s, tienda vintage y retro con toneladas de personalidad.

6
Royal Arcade

7. Seguir la pista del pasado industrial de Cardiff y su emocionante presente

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by CIWW (@cardiffintww) on

La construcción marítima más grande de Europa, Cardiff Bay Barrage en el Mermaid Quay, proviene de la regeneración de los muelles de la ciudad. Lo que en su época fue un núcleo líder del comercio internacional y el punto de venta de la industria del carbón en Gales es ahora un moderno suburbio metropolitano con restaurantes, centros de ocio y espacios de oficinas. En verano, el festival de gastronomía anual atrae a miles de visitantes a Roald Dahl Plass, mientras que en invierno, los principales atractivos son las ferias de artesanía y eventos comunitarios navideños.

Además de visitar lugares culturales emblemáticos como el Norwegian Church Arts Centre, antigua iglesia luterana donde Roald Dahl fue bautizado, o The Senedd, el edificio de la Asamblea Nacional de Gales, recomendamos conocer el International Drive. Aquí, podremos hacer descenso de ríos o travesías de kayaks en el Cardiff International White Water Centre o patinar sobre hielo en el Ice Arena Wales, sede del equipo del hockey sobre hielo Cardiff Devils.

 

Llamada a la acción: para saber más sobre cómo planear nuestra visita a Cardiff, recomendamos consultar visitwales.com/cardiff.

 
7
Cardiff Bay Barrage
05 Oct 2018(last updated)

Localizaciones