9 hoteles perfectos para paseos otoñales

Aparte de los árboles vestidos con sus mejores galas en tonos dorados y cobrizos, nada simboliza mejor el otoño que unas botas llenas de barro, largos paseos y acogedores pubs. Aquí tienes algunos de los lugares de alojamiento recomendados por la guía The Good Hotel Guide para la práctica del senderismo por los paisajes británicos más espectaculares. 

1. Hazel Bank, Lake District

Con seis rutas distintas a la puerta del hotel, Hazel Bank se ha ganado el título del Hotel del año para Senderismo 2016. Sin duda ha tenido mucho que ver su ubicación en el bellísimo valle de Borrowdale, en el Parque Nacional del Lake District, que es una zona popular con los senderistas.


Hazel Bank Country House Hotel

 

2. The Horn of Plenty, Devon

Esta casa del siglo XIX se alza sobre una colina con vistas al valle de Tamar, una zona declarada Área de Notable Belleza Natural, que al llegar el otoño se envuelve en niebla y hojas doradas. Si te divierte dar patadas a las hojas caídas sigue las pistas forestales alrededor de Burrator Reservoir.


The Horn of Plenty

 

3. Tudor Farmhouse, Forest of Dean

En otoño, el bosque de Dean adquiere todos los tonos de rojo, amarillo y dorado, y este hotel situado en una granja cuenta con rutas en todas direcciones para que no te pierdas ni una hoja. Haz una visita a las minas y las cavernas de Clearwell Caves o sigue la ruta de las esculturas para ver instalaciones como la Catedral del Bosque. También está cerca el sendero de Offa's Dyke y la ruta de Wye Valley.


Desayunos en el Tudor Farmhouse Hotel

 

4. Dunkery Beacon Country House, Exmoor

El pintoresco paisaje de Exmoor se extiende ante tí en este refugio de caza de la época eduardiana. Una ruta circular de tres millas (unos cinco kilómetros) bordea Dunkery y cruza el colorido bosque de Horner Wood, aunque también puedes recorrer la Ruta de Colleridge, siguiendo los pasos de este gran poeta del Romanticismo, para escribir tu propia Oda al otoño.


Dunkery Beacon Country House

 

5. Titchwell Manor, Norfolk

Titchwell Manor es una de la opciones más populares entre los observadores de aves en otoño, ya que es cuando los cielos de Norfolk se llenan de aves migratorias. La reserva natural de la RSPB y la costa de Norfolk están prácticamente a un paso del hotel, y se puede llegar a la playa de Brancaster siguiendo el cercano sendero por la marisma. Reserva una habitación con vistas al mar y observa la marisma incluso desde la cama.


Titchwell Manor

 

6. Moor of Rannoch Hotel, Schottland

Rannoch Moor es el lugar ideal para entusiastas del senderismo y de la vida silvestre. Encamínate al cercano Black Wood of Rannock, un antiguo bosque de pino Caledonio entrecruzado por senderos donde podrías observar ciervos, ardillas rojas, martas o quizás un gato montés. En otoño, los ciervos se pueden ver incluso hasta en el hotel.


 Moor of Rannoch Hotel

 

7. Glenfinnan House Hotel, Schottische Highlands

Camina por el país de Harry Potter desde esta mansión victoriana que cuenta con vistas del Ben Nevis y un lago al fondo del jardín. Glenfinnan House Hotel está rodeado por rutas panorámicas, pero los fans de Harry Potter deben aprovisionarse con los almuerzos para llevar del hotel y seguir la ruta que asciende por encima del viaducto de Glenfinnan, por donde cruza el tren que viaja de la plataforma 9 ¾ a Hogwarts.


Glenfinnan House Hotel

 

8. The Felin Fach Griffin, Wales

Este es para los que prefieren combinar estupendas rutas de senderismo con gastronomía de calidad ¿y quién no?, Este gastro pub-restaurante con alojamiento está justo entre las Black Mountains y los Brecon Beacons, una zona ideal tanto para pasear como practicar senderismo. Los sillones desparejados y una acogedora chimenea hacen que el esfuerzo valga bien la pena.


Felin Fach Griffin

 

9. Whitepark Hotel, Nordirland

Descubrirás este B&B, pequeño a la vez que acogedor, junto a una hermosa playa de arena en la costa aún por descubrir de Whiteport Bay, cerca del sendero del acantilado. Recorre la ruta de ocho millas (unos 13 km) de ida y vuelta al borde del tumultuoso Atlántico del norte hasta la Calzada del Gigante y regresa a tiempo para entrar en calor con el té de media tarde y unas botellas de agua caliente.
  


Whitepark Hotel

¿A quién no le está apeteciendo ya el plan de paseo, comilona y lectura al lado del fuego?