Bienvenido a Inglaterra > Al compás del Mersey

 

Al compás del Mersey

Este año se cumplen cincuenta del lanzamiento del mítico álbum de los Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. Desde entonces, en el panorama musical de Merseyside han sucedido muchas cosas, casi todas buenas.

Si preguntas a alguien qué es lo primero que asociaría a Liverpool, seguramente respondería nombrando a los Beatles. Aunque su contribución a la historia de la música local es indiscutible, hay vida más allá de los Fab Four. Durante décadas, la ciudad ha dado al mundo músicos de gran renombre, antes incluso de que los Beatles y otros integrantes de la corriente conocida como Merseybeat saltaran a la fama en los sesenta. Tras la separación de los Beatles en los años setenta, el panorama musical de Merseyside, lejos de venirse abajo, vio nacer a grupos como Echo and The Bunnymen y Frankie Goes to Hollywood en los años ochenta y The La’s en los noventa, mientras que otros grupos como The Wombats, The Coral y The Zutons hicieron su aparición ya en el siglo XXI.

En la actualidad, la ciudad continúa siendo un hervidero de creatividad musical, de la mano de artistas como Bill Ryder-Jones (ex miembro de The Coral) y grupos como Circa Waves, además de otras prometedoras bandas que han aportado su particular granito de arena al sonido de la ciudad.

“Es una ciudad muy orgullosa de su historia musical y creo que en parte por eso sigue dando tan buenos músicos. Siempre ha sido un lugar muy creativo”, asegura Sam Rourke, bajista de Circa Waves.
“Constantemente aparecen nuevas propuestas. Esta mañana he descubierto una cantautora llamada Zuzu. De momento solo ha publicado dos temas, pero suenan genial y ya tengo ganas de escuchar más.”

Los numerosos locales de la ciudad son la plataforma perfecta para ayudar a los nuevos artistas a hacer escuchar su voz. Aunque los más veteranos, como The Cavern, siguen en la brecha, no dejan de aparecer nuevos rincones. La zona conocida como The Baltic Triangle ha sido testigo de la aparición de locales convertidos ya en sitios de culto, como el 24 Kitchen Street y el Camp & Furnace, junto al puerto.