Bienvenido a Inglaterra > Fuera de circuito: el Peak District

 

Fuera de circuito: el Peak District

¿Te aterra la perspectiva de dejar a un lado la guía? A veces lo mejor es dejarse llevar por el calor de los lugareños, tal como descubrió Claire Bore durante un paseo por el Peak District.

Bakewell

Si Bakewell estuviera en Tinder, los foodies seguramente deslizarían con el dedo hacia la derecha. Con su Bakewell Show anual o el mercado de productores locales semanal, es el mejor lugar para repostar combustible antes de emprender la marcha. “Bakewell es como una meca de la comida”, asegura Helen Hartley, propietaria de Bakewell Pudding Parlour.

El plato más célebre de la localidad es el Bakewell Pudding (mucho más que una simple tarta). Este postre de hojaldre relleno de una capa de mermelada y una pasta especial a base de huevo y almendra cuenta con un nutrido séquito de adeptos, entre ellos buena parte de los protagonistas de la telenovela Emmerdale. La receta original es un secreto protegido a cal y canto. “Todo nació de un error en la cocina de un hotel de la zona. Después, la receta llegó a manos de mi padre, que fue quien empezó a elaborarlos y venderlos”, cuenta Hartley.

Pese a sus reducidas dimensiones, Bakewell puede presumir de tres pastelerías especializadas en el dulce local. Cada una elabora su propia versión, por lo que no es mal consejo probar las tres y tratar de encontrar las diferencias.

Millers Dale

Advertida por un soplo, decidí salirme del camino marcado para encaramarme a las alturas pedregosas de Curbar Gap, donde Sarah Cairns, de Jolly’s Catering, prepara con su habitual alegría deliciosos cafés con leche y galletas caseras de chocolate blanco en su veterana furgoneta Citroën H1. Desde este mirador privilegiado, contempla de viernes a domingo todo lo que sucede a sus pies: novias en el día de su boda con barro hasta las rodillas, fieles del trail running, excursionistas avanzando por unos paisajes de un desbordante verdor y ciclistas que pasan zumbando a toda prisa. “Desde aquí hasta Millers Dale puedes disfrutar de lo mejor del Peak District. Estás en plena naturaleza, pero sin tener que alejarte demasiado”, asegura Cairns. Pronto descubro que Millers Dale es una aldea de construcciones tradicionales de piedra caliza que floreció en su día en torno a antigua estación de ferrocarril, testimonio de la que en su día fue una de las rutas más transitadas de los Midlands.

Tideswell

En la calle principal de Tideswell, el estudio de Flossy Teacake no pasa precisamente desapercibido. Muchos son los curiosos que se arremolinan frente a su cuidado escaparate, donde todo desprende un estilo único, desde la propia colección de ropa de los cincuenta de Flossy hasta la música que suena de fondo. Esta artista, que conserva todavía el apodo de su niñez, reconoce que lo más habitual es encontrarla con las manos cubiertas de arcilla o pintura. “Mi obra habla de los pueblos tradicionales de Derbyshire, como Eyam, donde crecí, y ahora de Tideswell. Creo edificios tridimensionales que reflejan la personalidad de sus ocupantes”. Salta a la vista que en Tideswell no falta precisamente inspiración, a juzgar por el dinamismo de sus habitantes. “Cuidamos nuestro pueblo. Para mucha gente de una cierta edad, es una forma de conservar la memoria y no caer en el olvido”.

Bradwell

A poca distancia de Tideswell encontramos Bradwell, un pueblo con un marcado espíritu trabajador. “Es un lugar fantástico. Hay unas vistas fabulosas y está cerca de muchos puntos de interés”, asegura con entusiasmo Antony Paul Zuri, gerente del Samuel Fox Country Inn. Al igual que el majestuoso interior de su hotel, todo en él destila estilo y sofisticación.

El hotel debe su nombre a Samuel Fox, nacido en Bradwell y conocido por inventar el paraguas estilo Paragon. “Nos gusta pensar que estamos poniendo otra vez Bradwell en el mapa, pero a través de una cocina sofisticada y elaborada con producto local”, asegura el chef y propietario James Duckett. Teniendo en cuenta su nutrido grupo de admiradores y su mención en la Guía Michelin, queda claro que el Samuel Fox Country Inn está en el buen camino.

Castleton

“En una hora puedes plantarte en el punto más alto de Great Ridge, un auténtico regalo para la vista”, afirma David Hubbal al recibirnos en su tienda de antigüedades. Si logras abrirte paso por el interior del Carlton Emporium y sus pasillos repletos de “trastos perfectamente ordenados” (botellas, elementos decorativos e incluso una sección dedicada a manecillas de puertas de todo tipo y condición), descubrirás a un personaje entregado en cuerpo y alma a conseguir que sus visitantes salgan de la tienda con una sonrisa en la cara. En Castleton, el pequeño comercio sigue muy vivo. “Tenemos el espíritu de los tenderos de toda la vida”, afirma.

Tras hacerse con la tienda gracias a una apuesta, Hubball decidió abrirla justo después de jubilarse. “No busco hacerme rico. Para mí, sería terrible estar en casa sin hacer nada. Aquí, siempre entra alguien, amigo o desconocido”. Desconocidos como Dave Berry, ídolo del pop de los sesenta, a quien Hubball considera ya un amigo del alma, o Jarvis Cocker, de Pulp, que un buen día entró en la tienda para echar un ojo a algunos discos y afirmó que el delirante boceto del Titanic que preside la entrada era “fabuloso”.

Dónde dormir

A tiro de piedra del centro de Bakewell, en Bagshaw Hall encontrarás habitaciones y apartamentos al último grito en un imponente edificio con más de 300 años de antigüedad.

Bagshaw Hall

Dónde comer

Situado en Chatsworth Estate, el Devonshire Arms de Pilsley te sorprenderá con una carta repleta de platos de altísima calidad sin artificios innecesarios, siempre elaborados con ingredientes locales.

Devonshire Arms

Qué visitar

Las propuestas de Eroica Britannia para salir en bici son de todo menos convencionales. Cada mes de junio, congrega una auténtica legión de bicicletas vintage y ciclistas con aire retro en el Peak District y su agenda de actividades no tiene desperdicio.

Qué hacer

Si los paseos a pie o las rutas en bici te parecen poca cosa, puedes probar con propuestas tan rompedoras como el rápel o el barranquismo, de la mano de la empresa de Bakewell Dolomite Training.

Treak Cliff Cavern

Muchos visitantes vienen de lejos para contemplar la extraña fluorita púrpura de la Treak Cliff Cavern de Castleton. Vicky Turner forma parte de la cuarta generación de propietarios de esta cueva abierta al público. Me cuenta que los biberones que tomó de bebé estaban preparados con agua de la cueva y que de niña pasó horas y más horas frotando y lavando la singular piedra de la cueva. “Llevo este pueblo en la sangre y en los huesos, literalmente”, asegura.