Cicloturismo en Irlanda del Norte

Dicen las leyendas que plagan la mitología irlandesa que duendes, hadas, gigantes, druidas y otras criaturas poblaron, en los días antiguos, esta verde isla que hoy se encuentra dividida en dos. Quizá ya no quede la magia de otros tiempos. O quizá sí.
En la pequeña Irlanda del Norte siguen quedando huellas que seguro dejaron estos seres, como la mítica Calzada del Gigante, en su extremo norte.  Una de las mejores formas de recorrer esta hermosa tierra llena de bosques milenarios, afilados acantilados, ríos, lagos, colinas y grandes prados verdes es montado en una bicicleta.
El condado de Down, uno de los seis que componen Irlanda del Norte, ofrece al viajero varias rutas perfectas para el cicloturismo, de las que resaltaremos dos:

Castlewellan y las montañas Mourne


Foto de David Escribano

La pequeña población de Castlewellan, a menos de una hora en coche de Belfast (https://www.visitbritain.com/es/es/northern-ireland/belfast), ofrece a los cicloturistas dos opciones totalmente diferenciadas y complementarias.

El Forest Park


Foto de David Escribano

En el Forest Park de Castlewellan, ubicado en el centro del pueblo, los mountain bikers más avezados podrán disfrutar de uno de los mejores circuitos para bicicleta de montaña que existe en Europa.  Varias pistas de distinto nivel de dificultad se entrecruzan en los densos bosques de un parque diseñado para el disfrute de cualquier clase de público. Verdes prados ideales para pinnics, un gran estanque, un castillo e incluso una pista de prácticas para la iniciación de los ciclistas más jóvenes completan este gran complejo natural.

Montañas Mourne hasta Newcastle


Foto de David Escribano

Sin embargo, las cercanas montañas Mourne, columna vertebral del condado de Down, atraerán aún con más fuerza a los ciclistas. 
Una vez dejas atrás el núcleo urbano de Castlewellan, sólo encontrarás vastos campos coloridos salpicados por bonitas granjas. No tardarás mucho en encontrarte en las faldas de las peladas montañas Mourne
Dirígete entonces en busca del curso de río Shimna y pedalea en paralelo a él. La ruta, sencilla tanto técnica como físicamente, te conducirá a través de densos bosques deshabitados donde se han rodado escenas de la famosa serie Juego de Tronos. El camino, tras un descenso prolongado, acaba en la villa turística de Newcastle, bañada por el mar de Irlanda.

 

Ruta circular de Rostrevor

Las aguas dulces del lago Carlingford ejercen de frontera natural entre la Irlanda unionista y la republicana. A orillas del mismo se encuentra el pequeño pueblo pesquero de Rostrevor. Durante parte del siglo pasado fue un famoso resort de vacaciones para aristócratas ingleses, pero hoy en día sus calles aparecen adormecidas, excepto los fines de semana, cuando aún viene gente a pescar y disfrutar del entorno.
La bella naturaleza que rodea Rostrevor hace que se pueda disfrutar de un grato paseo en bicicleta en una ruta circular de unos 27 kilómetros.

 

Slieve Martin y Hilltown

Saliendo de Rostrevor por Kilbrone Road encararás las primeras cuestas que suben a la cima de Slieve Martin. En lo más alto, y tras haber cambiado el paisaje urbano por el forestal, te encontrarás con la Cloughmore Stone, una gran roca solitaria con más de 20.000 años de antigüedad. Dicen los libros que el deshielo la trajo desde Escocia pero quizá la leyenda sea cierta y es un simple proyectil que se lanzaban dos gigantes enemistados que vivían en las costas de Escocia e Irlanda. En cualquier caso, súbete a ella y disfruta de las espectaculares vistas a tu alrededor, pudiendo divisar parte de los condados de Armagh, Lough y Down.
Si vienes a Slieve Martin durante el fin de semana, coincidirás con mountain bikers en busca de la adrenalina que les proporcionan circuitos señalizados en los alrededores de la montaña.
El descenso desde la cima lo realizas por un sendero que discurre entre los árboles del bosque de Rostrevor y las frescas y limpias aguas del río Kilbroney.  Tras unas cuantas encrucijadas, estarás llegando al pueblo de Hilltown, donde aún se celebra un mercado tradicional de ganado en sábados alternos. Intenta que tu excursión coincida con él porque es una ocasión única para tomarle el pulso a la vieja Irlanda.

 

Regresando a Rostrevor

Saliendo de Hilltown, debes tomar la carretera en dirección a Newry, y, tras girar a la izquierda unos 500 metros más adelante, comienza un último esfuerzo para ascender la pendiente que conduce al mirador de Glenmore. Es la última subida del recorrido.
Déjate caer por la pendiente que desciende del mirador y, tras girar a la izquierda por Lower Knockbarragh Road, pedalea en paralelo a las aguas del río Ghann, uno de los más bellos de la región.  Poco después divisarás ya el lago Carlingford, donde podrás aprovechar, si llegas a la hora adecuada, para disfrutar de la visión de las luces violáceas del atardecer.

Da las últimas pedaladas hacia Rostrevor y repón energías en uno de sus buenos restaurantes de marisco y pescado.

 

Escrito por David Escribano

David Escribano es un redactor de viajes freelance que trabajó durante años en fondos de inversión antes de descubrir su verdadera vocación. Ha realizado viajes de larga duración por los cinco continentes, contándolo en Viajablog desde el 2007. Colaborador habitual en Skyscanner y Rumbo y ocasional en Ocholeguas, se declara como un enamorado de África y los viajes improvisados