De ruta por el Condado Brönte

Tuesday 13 November 2018

Las legendarias hermanas Brönte han pasado a la historia de la literatura universal con sus obras, auténticos frescos del carácter humano donde se desarrollan pasiones tan rotundas como ocultas y que transcurren en una idílica campiña de verdes infinitos salpicada de pueblos históricos, mansiones y parajes naturales de fábula. ¿Y sabes lo mejor de todo? ¡Que esa campiña existe! ¡Bienvenid@ al condado Brönte!

 

 

Charlotte, Emily y Anne Brönte se encuentran en el Olimpo de la literatura mundial. Sus obras no pasan jamás de moda, como lo confirman las múltiples adaptaciones de sus novelas y relatos a otros medios, la influencia de su obra en la de otros grandes autores de todas las disciplinas o el interés que despierta cada detalle de su biografía. 

 

 

Cada año, centenares de miles de apasionados por las hermanas Brönte pasean por los escenarios de West Yorkshire en las que ellas vivieron y que las inspiraron a crear algunas de las ficciones más celebradas de la historia de la Literatura: Jane Eyre, Cumbres borrascosas… 

 

 

Siguiendo el Brönte Way

 

Hoy, del mismo modo que sucede con William Shakespeare -y como te contamos aquí-, una propuesta viajera que toma forma geográfica y se convierte en el Condado Brönte, un territorio repleto de escenarios de las hermanas Brönte que salta de las páginas de sus libros para hacerse realidad en West Yorkshire y articulado en torno al Brönte Way, un sendero de 69 kilómetros de extensión que nace en Oakwell Hall -el mítico Fieldhead de Shirley, una de las novelas de Charlotte Brönte- Shirley Keeldar-. La mansión y sus jardines fueron construidos a finales del siglo XVI y, aunque han sido restaurados en algunas ocasiones -su mobiliario actual es de finales del XVII-, conserva todo el sabor y muchos de los muebles originales de los años de su construcción: es todo un viaje en el tiempo a los años posteriores de la Guerra Civil. Los jardines, que ocupan más de cuarenta hectáreas, merecen por sí solos tu visita a Oakwell Hall. El Brönte Way termina en Gawthorpe Hall, donde muchos estudiosos creen que fue el lugar donde Charlotte enfermó del resfriado que acabaría con su vida. 

 

 

La ruta pasa por varios de los escenarios relacionados con las Hermanas Brönte, como Thornton -el pueblo que nacieron: su casa estaba en el 74 de Market Street y es hoy una cafetería, pero una placa les rinde el debido homenaje- y Haworth, donde se mudaron en 1820.

 

Un paseo por Haworth, el pueblo de las hermanas Brontë

 

La bucólica población de Haworth es el auténtico centro del universo Brontë, y cada esquina del pueblo, un homenaje sus más famosas residentes, cuya imagen te vas a acompañar en pubs, comercios, escaparates... No es para menos: la familia Brönte vivió aquí entre 1820 y 1861, donde se mudaron a la casa parroquial, donde su padre fue el párroco durante 41 años.

 

 

La casa, una preciosidad construida a finales del siglo XIX, es hoy el Brontë Parsonage Museum, donde no te va a quedar un solo detalle por conocer de la vida de las hermanas Brönte gracias a su increíble colección -la mayor del mundo- de objetos personales de las hermanas Brönte: muebles, vestuario, libros, objetos personales de todo tipo… 

 

 

En la casa, las hermanas escribieron sus ficciones: la mesa que se exhibe, y en torno a la cual cenaba la familia, fue también donde se escribieron Jane Eyre o Cumbres borrascosas

 

 

En Haworth se encuentra también el lugar donde descansan para siempre las hermanas Brönte y el resto de la familia -excepto Anne. Es el cementerio de la iglesia de St Michael y Todos los Santos, en la que Patrick Brönte, el patriarca de la familia, ejerció como párroco más de cuarenta años.¿Con ganas de hacer una pequeña parada? El Haworth Old Hall es uno de los edificios más antiguos del pueblo -se construyó en 1580- y es ideal para recuperar fuerzas con un afternoon tea o, simplemente, disfrutar de una cerveza. 

 

 

Los escenarios Brönte

 

“Un torrente perfecto, corriendo entre las rocas, blanco y precioso”. Así definió Charlotte a la que se conoce hoy como las Brönte Waterfalls, a un par de kilómetros de Stansbury, un pueblo cercano a Haworth. La cascada no es un salto de agua espectacular pero sí de lo más bucólico e inspirador, especialmente en otoño, con la caída de la hoja y sus ocres infinitos. ¡No es de extrañar que fuera uno de los lugares preferidos por las hermanas Brönte para ir de picnic!

 

 

 

 

 

Y en Gomersal te espera la Red House, que fue el hogar de Mary Taylor, la mejor amiga de Charlotte, que la visitaba con frecuencia. Tanto, que la casa aparece también en la novela Shirley, y hoy es un coqueto museo que recrea a la perfección la época, con sus habitaciones perfectamente decoradas con el mobiliario original de entonces. ¡Así es el Condado Brönte!

ÚLTIMOS POSTS

Unas vacaciones de revista: viajar al Distrito de los Lagos

Unas vacaciones de revista: viajar al Distrito de los Lagos

Ideas para viajar a la costa de Yorkshire

Qué visitar en la Costa de Yokshire
Ideas para viajar a la costa de Yorkshire

48 horas en… Liverpool

The Beatles Statue, Pier Head, Liverpool, Merseyside, UK.
48 horas en… Liverpool

Ideas para viajar a Liverpool

A tope de fútbol en Liverpool
Ideas para viajar a Liverpool

Cinco experiencias que solo podrás vivir cuando viajes a Escocia

Experiencias únicas de tu viaje por Escocia
Cinco experiencias que solo podrás vivir cuando viajes a Escocia