Su difunta Majestad la Reina Isabel II Conoce todos preparativos tras el fallecimiento de la Reina

Descubre un Cardiff que no te imaginabas

Cardiff es una ciudad inundada de historia, pero también es la capital británica más joven. Además de mares de creatividad, museos de talla mundial y teatro de vanguardia, esconde una pila de tesoros por descubrir: tiendas vintage, bares alternativos y restaurantes pequeños que sirven platos galeses elaborados con ingredientes sostenibles. Hasta el castillo de Cardiff, con 2.000 años a sus espaldas, está lleno de experiencias nuevas. Por su parte, la bahía de Cardiff ha pasado de ser un muelle abandonado a un auténtico epicentro de la vida silvestre y los deportes acuáticos. Desde visitas guiadas sorprendentes hasta comidas únicas, aquí es donde puedes conocer un Cardiff que no te imaginabas.

Planes alternativos en Cardiff

 Kayakers passing Millennium Stadium on the River Taff, Cardiff, Wales

Acércate al Jacob’s Market y curiosea entre puestos cargados de juegos de té antiguos, ropa vintage y objetos que te remontan al pasado. Resulta extraño pensar que la mayoría de estas cosas tienen más años que la capitalidad de Cardiff, que recibió el título de capital hace tan solo 67 primaveras y, desde entonces, no ha dejado de reinventarse. Situado en una callejuela del centro, el rastrillo de Jacob’s ocupa un viejo edificio de ladrillo rojo, una reliquia del pasado industrial de Cardiff: visto por fuera, no te imaginas la mezcolanza de curiosidades que puedes comprar dentro, desde espadas samurái hasta cómics de coleccionista.

Muchas de las joyitas de Cardiff están escondidas a plena vista. Flanqueados por unos locales comerciales están los portales que dan acceso a siete galerías comerciales de las eras victoriana y eduardiana, llenas de tiendas independientes, restaurantes y cafés. Dentro te espera un laberinto de espacios reformados con mucho mimo que acogen, entre otros establecimientos, la tienda de discos más antigua del mundo, un emporio de la moda retro y una pastelería con especialidades galesas. Pero no todo es comprar y comprar: en un taller Waterloo Tea aprendes a trabajar la leche y la espuma para decorar tus bebidas favoritas y en The Arcade Vaults encontrarás videojuegos de décadas pasadas… En fin, que hay planes de sobra. Cerquita de aquí, Depot ocupa un almacén desmantelado donde ahora se celebran mercados gastronómicos, actuaciones de música en directo y noches “Bingo Lingo” que prometen ser inolvidables.

A un corto paseo del estadio Principality, donde casi todos los días se hacen visitas de la cuna del rugby galés, el castillo de Cardiff acumula siglos de historia y detalles por descubrir, entre otros, espléndidos interiores victorianos y su imponente torre del reloj. También hay visitas guiadas por rincones que la gente suele pasar de largo. Si tienes agallas, haz una escalofriante ruta de fantasmas o, si no estás para sustos, un recorrido por localizaciones de rodaje de series como Doctor Who, Sherlock y Torchwood.

Colourful interior view of a building during Loving Food Tours, Cardiff

El castillo también sirve de punto de encuentro para los recorridos gastronómicos cosmopolitas de Cardiff, que te llevan a los principales cafés, restaurantes y delicatessens independientes de la ciudad. Acompañado por un simpático guía local, de camino hasta aprenderás algunas palabras en galés. ¿Te ha dado por la vena artística? Apúntate a un taller de cerámica y ponte manos a la obra. O, para vivir un subidón de adrenalina, vete a hacer rafting en las aguas bravas del CIWW, que también organiza clases de surf de interior y piragüismo en kayak o canoa.

Durante décadas, la bahía de Cardiff fue poco más que un muelle de ambiente rudo. Pero, a medida que la ciudad ha ido creciendo, el encanto de esta zona ha ido a más. El lugar perfecto para salir a cenar, tomar unas copas o hacer algo cultural. Aquí encontrarás el Centro del Milenio de Gales y Techniquest, con un nuevo mercado de comida de calle, Teras, que abrirá en mayo. Pero poca gente sabe que esta bahía también alberga una reserva natural: un paraíso para las aves y para quienes buscan un poco de paz y serenidad. Puedes dar un paseo tranquilo o, si quieres abarcar más terreno, hacer una sesión de surf de pala con SUP Cardiff. ¿Más ideas? Explora la costa a bordo de una lancha motora con Bay Island Voyages y llega hasta Flat Holm, una isla poco visitada, con mucha historia y una fantástica vida silvestre.

Los sitios más originales de Cardiff para dormir

Los dueños del Lincoln House Hotel han transformado su casa en un lujoso B&B donde el concepto de alojamiento y desayuno cobra otra dimensión: camas con dosel, comida local y decoración de aire victoriano. Además, tus anfitriones están encantados de ayudarte y hacerte las reservas que quieras, sean mesas en restaurantes, entradas al teatro o lo que necesites.

Aunque solo está a diez kilómetros de la ciudad, en Lodge on the Lake tienes la sensación de encontrarte en medio de la nada. Este grupo de cabañas a orillas de los lagos Cefn Mably (una zona popular para ir a pescar, andar en bici o pasear) está a poca distancia de la Cefn Mably Farm. Sal a tu terraza y disfruta de un desayuno con vistas al lago, métete en tu jacuzzi privado y disponte a admirar las estrellas… Aquí, cada día te regala una aventura diferente.

A 35 minutos en autobús de Cardiff, la pintoresca localidad de Cowbridge, con sus mercados de productos locales y un castillo en ruinas de lo más fotogénico, rezuma encanto galés por los cuatro costados. En la animada calle principal se encuentra The Bear Hotel, un edificio del siglo XII repleto de elementos originales; la combinación perfecta de chimeneas acogedoras, techos con vigas y habitaciones modernas y luminosas. Cerca de aquí, el castillo Hensol acoge una pequeña destilería donde puedes crear tu propia mezcla y embotellar tu ginebra de autor.

Planes gastronómicos diferentes en Cardiff

Esta ciudad está rodeada de un universo de ingredientes de primera calidad: carne orgánica de ganado criado en el valle de Glamorgan o cangrejos, vieiras y bogavantes recién cogidos. Todos estos productos se sirven con sumo orgullo por todo Cardiff: ya sea en los puestos de comida del mercado Riverside (que se celebra justo enfrente del estadio Principality cada domingo) o en el elegante restaurante Nook, recomendado por la Guía Michelin.

Aprovechando la cocina gourmet para una buena causa, The Clink Restaurant colabora en un galardonado programa de rehabilitación en el que participan prisioneros de la cárcel de Cardiff. El objetivo es formar a estas personas en el sector de la restauración, elaborando platos y meriendas afternoon tea de primera calidad. Así pues, es mucho más que comer bien: se trata de tomar parte en algo que puede cambiar vidas.

Para tomar algo a última hora del día, déjate caer por Gin and Juice, con un menú de más de 350 ginebras, todas combinadas a la perfección con tónicas prémium. Aparte de las notas de cata que recoge el menú, los expertos en hacer estas deliciosas mezclas conocen las bebidas como la palma de su mano y pueden recomendarte qué pedir. Por último, los combinados de The Dead Canary se inspiran en dragones (las leyendas galesas están llenas de estos animales mitológicos), con licores exóticos y sabores potentes.

 

Llegar a Cardiff y moverse por la ciudad

A la hora de viajar a Gales, el aeropuerto de Cardiff es el principal punto de referencia y está a solo 35 minutos en tren del centro de la ciudad. Si viajas de Londres, los trenes más rápidos tardan unas dos horas (salidas de la estación de Paddington), aunque también hay servicios ferroviarios, rápidos y frecuentes, que van a localidades como Bristol, Bath y Birmingham. Otra forma de viajar entre Cardiff y distintas ciudades británicas, como Londres, es en autobús.

Es fácil moverse por Cardiff a pie, aunque tardas unos 30-40 minutos en ir del centro a la bahía de Cardiff, así que igual prefieres coger el tren (4 minutos) o un autobús Baycar. Una manera más original de cubrir la distancia entre estas dos zonas es a bordo de un transbordador (Cardiff Boat Tours).

 

05 Sep 2022(last updated)

Sigue inspirándote...