Edimburgo, el destino perfecto para cuando podamos viajar

Tuesday 16 March 2021

Edimburgo siempre es una idea maravillosa gracias al perfecto maridaje entre patrimonio histórico y espacios verdes que se da en la capital escocesa. Puede que ahora mismo no podamos viajar a Escocia pero, cuando se pueda, Edimburgo seguirá siendo el destino perfecto.

Además de tener un centro histórico Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO que parece sacado de una película medieval, Edimburgo es oficialmente la ciudad más verde de toda Escocia – y una de las más verdes del Reino Unido. De hecho, el 49,2% (casi la mitad) de la ciudad está clasificado como ‘espacio verde’. Esto incluye a más de 130 parques públicos y más árboles por cápita que cualquier otra ciudad del país. Por todo esto Edimburgo es todavía más apetecible para un viaje post pandemia cuando además de ver cosas seguramente buscarás espacios abiertos y lugares donde respirar aire puro.

Hoy te vamos a dar siete razones para visitar Edimburgo cuando nos dejen.

 

1. Por sus espacios verdes

Como comentábamos hace unas líneas Edimburgo es una ciudad llena de espacios verdes para todos los públicos. Desde la cumbre de Arthur’s Seat – el volcán extinto que se encuentra al final de la Royal Mile – hasta el Jardín Botánico, si algo no falta en la capital escocesa son lugares llenos de verde perfectos para un picnic, un paseo o tomar el aire.

¿Sabías que, como Roma, Edimburgo también se levanta sobre siete colinas? Pues bien, la mayoría esas colinas son parques naturales en las que no te podrás creer que estés en el centro de la ciudad. Calton Hill, Corstorphine, Blackford Hill, Braid Hills, Craiglockart y Arthur´s Seat son ideales para disfrutar de los espacios al aire libre, de la naturaleza y del deporte. Algunas incluso esconden torres ocultas dentro de bosques, lagos en los que nadan nutrias en libertad y las mejores vistas de la ciudad que podrías imaginar.

Si no quieres subir colinas entonces deberías andar parte del Water of Leith Walk, el sendero que transcurre desde las colinas Pentlands hasta el mar, en el barrio de Leith. No hace falta que lo hagas entero para descubrir que entre los edificios de la New Town se esconde un pulmón verde lleno de vida y de silencio.

Edimburgo está llena de parques y jardines, y están por todas partes. Los más famosos y céntricos son los de Princes Street, a los pies del castillo y de la Old Town. No muy lejos, en una parte más tranquila de la ciudad y menos turística está el parque de los Meadows. Los locales lo adoran y cuando florecen los cerezos se convierte en una fantasía de color rosa digna del hanami japonés. En verano es perfecto para un picnic al sol bajo la sombra de Arthur´s Seat.

Otros rincón idílico donde disfrutar del aire libre en Edimburgo es el parque de Inverleith. Está pegado al Jardín Botánico – otro pulmón verde imprescindible – y desde aquí las vistas del skyline son únicas. Y si te gusta el turismo “oscuro” entonces deberías darte un paseo por alguno de los preciosos cementerios de la ciudad – aunque dicho así suene extraño. Entre los más bonitos están el de Greyfriars, que está embrujado, el de Canongate y los dos de Calton Hill – Old Calton y New Calton.

 

 

2. Por su centro histórico Patrimonio de la UNESCO

La Ciudad Nueva y la Ciudad Vieja de Edimburgo fueron nombradas Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1995 gracias a la increíble calidad y contraste de su arquitectura y paisajes. La Old Town es medieval y adentrarte en ella es descubrir un laberinto de callejuelas – o closes – patios escondidos y “rascacielos” de más de 500 años de antigüedad. La New Town se construyó en varias fases entre 1760 y 1830, así que de “nueva” no tiene mucho. Pero sí que es un maravilloso ejemplo de la arquitectura de su época.

Lo bueno de Edimburgo es que a pesar de ser una ciudad muy turística es fácil descubrir rincones en los que estarás casi solo cualquier día del año. Sólo tienes que salirte un poco de los clichés y tendrás un trozo de la capital de Escocia en exclusiva.

 

 

3. Por que hay más Edimburgo que el que sale en las guías

Cuando se pueda volver a viajar es bastante posible que quieras descubrir rincones nuevos y no masificados de la ciudad. Y Edimburgo tiene a montones.

El barrio de Leith, por ejemplo, merece ser explorado. El antiguo puerto marinero de la capital escocesa es hoy una zona de la ciudad en plena efervescencia donde el legado de Trainspotting y la cultura contemporánea se dan la mano. Es aquí donde hay mercados pop-up, galerías de arte súper creativas y montones de food trucks con comida de todo el mundo. Y a dos pasos está Newhaven, un trozo de Edimburgo que parece un pueblo de pescadores de Fife, con su puerto y su faro en el estuario del río Forth.

También vale la pena dejarse caer por las zonas residenciales de Morningside y Newington. Están llenas de casas señoriales y mansiones, de tiendas y cafeterías independientes, de tiendas de segunda mano y pubs con historia. 

No muy lejos están Fountainbridge y Dalry, desde donde se puede seguir el trazado del Canal que cruza esta parte de la ciudad, en dirección oeste. Estos barrios están en plena transformación, tienen una oferta gastronómica espectacular y esconden pequeñas maravillas como el cementerio victoriano de Dalry.

 

 

4. Porque se puede ir a pie a (casi) todas partes

Edimburgo no es una ciudad grande y tiene menos de medio millón de habitantes. Gracias a su tamaño compacto es facilísimo desplazarse de un lado a otro sin tener que tomar el transporte público. Desde el centro de la ciudad, en unos cuarenta minutos a pie es posible llegar a muchos rincones pintorescos. Nada como tomar el fresco, dar un paseo y hacer tantas paradas fotográficas como te apetezca.

 

 

5. Por que es un destino seguro

En verano de 2020 el gobierno británico lanzó un programa que se llama “Good to Go” para garantizar que todo el mundo tenga una experiencia segura viajando por Escocia. Es un estándar de calidad para la industria del turismo que distingue a todas las atracciones turísticas y negocios de restauración y hospitalidad que cumplen con las normas de seguridad del país. Es fácil identificarlos porque suelen tener el distintivo en sus páginas web y en la entrada.

Además, todos los negocios locales se han volcado en la seguridad y poder mantener la distancia social. Lo más probable es que tengas que planificar y reservar tu visita con antelación – incluso para restaurantes – pero eso te garantizará una experiencia excelente.

Imagínate visitar museos tan mágicos como la National Portrait Gallery o el National Museum of Scotland con total seguridad y cero masificación. Tener delante de ti casi en exclusiva a la oveja Dolly o al retrato de Bonnie Prince Charlie. O pasear por el Jardín Botánico de Edimburgo tranquilamente, disfrutando del espacio y de los colores de las flores. Es tan fácil como organizarte y hacer tu reserva gratis.

 

 

6. Por su gastronomía deliciosa

Puede que Edimburgo – y Escocia en general – no sea famosa por su gastronomía, pero lejos quedan los días en los que parecía que sólo se podía comer fish and chips de dudosa calidad en cualquier takeaway local. Olvídate de eso.

Edimburgo es la ciudad con más bares y restaurantes por cápita de todo el Reino Unido, por detrás de Londres. Y también tiene cinco de los 12 restaurantes con estrella Michelin de todo el país. Pero no hace falta empeñar un riñón para comer bien en la capital escocesa.

Por ejemplo, podrías acercarte al restaurante The Fishmarket en el barrio porteño de Newhaven para catar el fish and chips más fresco de la ciudad. O pasar por el divino The Outsider para disfrutar de su cocina escocesa contemporánea con vistas al castillo de Edimburgo. Otra buena opción si quieres catar el plato nacional – el mítico haggis – nada como acercarte a Whiski Rooms or a Howies.

Y si todavía no has catado un afternoon tea en condiciones, entonces Edimburgo es la ciudad perfecta para que te dejes tentar por este placer dulce. Primero los sándwiches, luego los scones y para acabar las pastas y los bombones. En Mimi´s Bakehouse hacen uno de los mejores de la ciudad. Y si quieres algo más extra, entonces el del hotel Balmoral y el del Caledonian te dejarán sin palabras.

Por supuesto, no se puede viajar a Escocia y no catar whisky. El ‘oro liquido’ del país lo puedes probar en cualquier pub tradicional. O directamente acercarte a la maravillosa The Scotch Whisky Experience que es, en plena Royal Mile, un templo dedicado a la bebida nacional donde descubrirás un montón de cosas interesantes y cataras unos cuantos con vistas al castillo de Edimburgo. Si prefieres visitar una destilería de whisky sin salir de la ciudad entonces te recomendamos la Holyrood Distillery o la Port of Leith Distillery, en el barrio portuario de Edimburgo.

 

 

7. Porque es el mejor punto de partida para seguir explorando Escocia

La capital de Escocia es una ciudad de cuento ideal para explorar el resto de este país lleno de paisajes de postal, castillos y leyendas. Esta súper bien comunicada con el resto del país y goza de muy buenas conexiones y vuelos directos desde España. De hecho, en menos de tres horas puedes plantarte aquí con la maleta cargada de ilusiones y planes.

Edimburgo esta geográficamente en el ‘Central belt’, el cinturón central de Escocia y eso hace que sea el punto de partida perfecto tanto para lanzarte a recorrer las míticas Tierras Altas como los Borders. Glencoe esta a unas tres horas de coche en las que cruzaras rincones de sueno. Los bosques eternos de Perthshire están a menos de dos horas. Los pueblos de pescadores de Fife también. La espectacular costa de Aberdeen es accesible en tren, como también lo es la región de Argyll.

Incluso si quieres hacer excursiones de un día, desde Edimburgo tienes a mano desde el Parque Nacional de los Trossachs y el Loch Lomond hasta las abadías de los Borders y los escenarios del rodaje de la serie Outlander. Mas perfecto imposible. Ahora solo tienes que decidir hacia donde ir después de empaparte de la magia de esta ciudad única en el mundo.

Por todos estos motivos y muchos más que descubrirás cuando pises la capital de Escocia, ¿te animas a visitar Edimburgo cuando se pueda volver a viajar?

 

 

 

ÚLTIMOS POSTS

Los pueblos más bonitos de Kent

Punting between houses in Canterbury, Kent, England.
Los pueblos más bonitos de Kent

7 lugares que visitar si eres fan de la reina Isabel II

7 lugares que visitar si eres fan de la reina Isabel II

El roadtrip definitivo por Gales: una aventura entre espectaculares paisajes, leyendas y castillos

Ilha de Llanddwyn, País de Gales
El roadtrip definitivo por Gales: una aventura entre espectaculares paisajes, leyendas y castillos

Los lugares favoritos de los locales: Whitstable y Margate

Young woman walking in front of Sundae Sundae ice cream parlour, Whitstable, Kent, England.
Los lugares favoritos de los locales: Whitstable y Margate

8 experiencias foodies que no te puedes perder en Gran Bretaña

Afternoon Tea at Palé Hall, Gwynedd, Snowdonia, Wales
8 experiencias foodies que no te puedes perder en Gran Bretaña

Suscríbete a nuestra newsletter