El roadtrip perfecto por el sur de Inglaterra

Hacer un roadtrip por el sur de Inglaterra es un plan que uno debe hacer una vez en la vida y que menos que dedicarle una semana a esta preciosa región de Gran Bretaña.

Si se trata de enumerar todos los lugares que pueden merecer la pena en un roadtrip por el sur de Inglaterra, seguramente habría que hacer un artículo que tardaría en leerse semanas… Por esto, en este pequeño resumen se ha tratado de realizar la dificilísima tarea de hacer una selección para el viajero de aquellos lugares que no deben faltar en su lista.

Stonehenge

Es un imprescindible absoluto si no se ha visitado todavía. Hay poco que contar de Stonehenge que no se sepa ya. Es un monumento megalítico que es Patrimonio de la Humanidad y que probablemente tenía un propósito religioso o funerario.

Es un lugar mágico que permite al visitante retroceder 5000 años en el tiempo para darse cuenta de que el ser humano es una especie completamente diferente y especial.

Cuando se está allí, se sienten las cosas de forma diferente. No es posible pasear por entre las piedras porque la constante afluencia de turistas estaba dañando el monumento, pero si es posible acercarse más que suficiente para poder admirar esta maravilla de la antigüedad e inevitablemente preguntarse cómo fueron capaces de construirla.

Son cuatro círculos concéntricos, aunque no todos se aprecian bien ya que algunas piedras se han caído y lo que más llama la atención y además lo hace único, son las piedras horizontales colocadas sobre las verticales a modo de dintel.

Salisbury

Salisbury está muy cerca de Stonehenge, tan solo a 8 millas de distancia, es una ciudad medieval con una catedral que captura la atención del visitante ya desde el principio, sobretodo porque tiene una fusión entre lo moderno y lo clásico que está fantásticamente bien conseguida.

El arte moderno se integra en la edificación medieval con una facilidad asombrosa. Llama especialmente la atención la fuente espejo que recibe al visitante cuando cruza la entrada.

Además la ciudad tiene el complejo del castillo que tiene una completísima oferta de actividades y de posibles visitas.

El centro de Salisbury es un clásico medieval inglés por el que se puede pasear cómodamente y hacerse una idea de cómo era la vida hace 300 o 400 años.

Bath

Bath es una ciudad especial en Inglaterra. Destila influencia romana y sus baños son conocidos desde hace más de 2000 años.

La ciudad en sí misma es un monumento. Hay que pasearla con cierta parsimonia para no perderse nada.

No se debes dejar de visitar los baños romanos, y la preciosa plaza en la que está la entrada a los mismos, además de Pulteney Bridge, la Abadía, el Royal Theatre y The Circus, que situará rápidamente al paseante en una escena de la nobleza inglesa del siglo XIX.

The Cotswolds y Stratford-upon-Avon

Si se quiere conocer los típicos pueblecitos característicos de la campiña inglesa, entonces se quiere conocer The Cotswolds.

Se puede considerar el día bien aprovechado si se ha dedicado a recorrer estos pueblecitos y esta región.

Y como exponente de esta región está la villa que vio nacer a uno de los escritores más importantes de la literatura mundial, hablamos de Sir William Shakespeare y de su pueblo natal, Stratford-upon-Avon.

Todo en este pueblo gira en torno al escritor, su familia y su obra. Es absolutamente recomendable dedicarle parte del día a conocer esta pequeña ciudad como parte de la excursión por The Cotswolds, además se podrá ver la casa en la que nació y en que casas vivió su familia

Bristol

Bristol es una de las ciudades más importantes del sur de Inglaterra, está muy cerca de la costa y por ella pasa el río Avon justo antes de su desembocadura. Se debe visitar el Clifton Suspension Bridge, famoso puente de esta ciudad, la Universidad, el museo Arnolfini, Cabot Tower, St Nicholas St o algunos de sus pubs con más de 200 años de antigüedad.

Leeds Castle

Leeds Castle está relativamente cerca de Londres y es un castillo que es una visita obligada. Su emplazamiento es muy especial, está como suspendido en mitad de un lago y está fantásticamente bien conservado. La visita por su interior permite hacerse una idea muy clara de cómo se vivía en aquella época y de cómo sería la vida dentro del castillo. Se puede visitar el laberinto en los jardines, la gruta, ver una demostración de cetrería o visitar una colección de collares de perro de la época.

Casa de Darwin

La casa de Darwin está cerca de Leeds Castle a unas 30 millas y se puede considerar como una visita interesante sobre todo por lo que Charles Darwin representa como desarrollador de la teoría de la evolución de las especies ¡y además porque fue un gran viajero!

Brighton

Brighton es la ciudad costera por excelencia. Dar un paseo por su paseo marítimo, conocer las atracciones en su muelle, montar en la noria, subir a lo alto de la torre British Airways i360 (si las nubes lo permiten) para admirar las vistas desde sus 162 metros de altura y visitar de Royal Pavillion de estilo neo-oriental, pasear por la playa, como no, y visitar su aquarium que es el más antiguo del mundo, son algunas de las cosas que hay que hacer si se decide visitar esta bonita ciudad.

Dover

Visitar Dover es sin lugar a dudas conocer los White Cliffs o acantilados de un blanco blanquísimo que ciega la vista si el día es muy soleado. Es un imprescindible pasear por estos acantilados y disfrutar de las vistas y de la brisa marina.

Otra visita que no se puede dejar pasar es el castillo de Dover, es enorme y está muy bien conservado, es una visita absolutamente recomendable, sobre todo si se llega en fin de semana.

Canterbury

Cerca de Dover está la ciudad de Canterbury que es un como un pequeño museo en sí misma y en la que se puede revivir, recorriendo sus calles, como era la vida de los tejedores durante la época medieval en Inglaterra.

Todavía se conservan perfectamente las casas que éstos tenían cerca del río, The Weavers Houses. Como visita obligada, se tiene la catedral de Canterbury que es la catedral de la iglesia anglicana. Es francamente impresionante la visita. Además se puede visitar la Abadía de San Agustín y la iglesia de San Martin si uno se ve con tiempo. Las tres son Patrimonio de la Humanidad.

 

 

 

 

Veronica Cussi

Veronica es una apasionada de los viajes y la fotografía, cuando no está viajando está escribiendo sobre lo que ha visto, sentido y conocido. Le gusta visitar nuevos lugares, culturas y contarlo en su blog de viajes Touristear.com.