Fountains Abbey, los restos de una gran abadía medieval

De siempre uno de los atractivos de un viaje a Gran Bretaña es poder descubrir los encantadores rincones paisajísticos que conforman los restos de castillos o abadías medievales.

La combinación de los restos de un histórico edificio que hace siglos fue destruido o abandonado, con grandes praderas y bosques que les rodean, siempre crea un paisaje que resulta especialmente atractivo.

Son muchos los ejemplos que puedes encontrar en Gran Bretaña, pero si hay un lugar que se debe convertir en una visita imprescindible, ese es el paraje donde se concentran los restos de la abadía medieval de Fountains Abbey y el jardín de estilo inglés de Studley Royal.

La consideración por la Unesco de Fountains Abbey como Patrimonio de la Humanidad me llevó a visitar esta abadía en una primera ocasión que viajé a la preciosa ciudad de York, de la que se encuentra bastante cerca.

Y el encanto que tienen dichos restos me hizo regresar en el siguiente viaje que hice por el norte de Inglaterra.

Efectivamente, los restos de la abadía medieval de Fountains Abbey los encuentras muy cerca de la pequeña población de Ripon, en el condado de Yorkshire, a apenas 50 kilómetros de la antes citada York, y a poco más de hora y media al noreste de Manchester, ciudad donde puedes llegar en vuelo directo desde España.


Foto de Andrew Butler para National Trust

 

El origen de Fountains Abbey se remonta a principios del siglo XII, cuando varios monjes benedictinos abandonaron un monasterio en York para, finalmente, establecer su propia abadía en el valle del río Skell.

Tras unirse a la orden del Císter, dicha abadía llegó a convertirse en el siglo XIII en uno de los centros religiosos más importantes de Inglaterra. Pero en 1539 sufrió las consecuencias de la disolución de los monasterios que ordenó el rey Enrique VIII y fue abandonada.

Tras varios avatares, a finales del siglo XVIII los ya restos de la antigua abadía cisterciense y sus terrenos colindantes pasaron a manos de una familia que estaba construyendo los Jardines de Studley Royal en los terrenos colindantes.

En la actualidad, esta abadía cisterciense es la de mayores dimensiones y mejor conservación de las que quedan en Gran Bretaña.

Se trata de uno de los más importantes rincones patrimoniales que gestiona la institución de National Trust.

Fountains Abbey
Foto de Andrew Butler para National Trust

 

Cuando llegues a visitarla, tras pasar por el Centro de Visitantes, donde se encuentra el aparcamiento, entrarás en el recinto de la abadía y los jardines, e iniciarás un paseo por un sendero que cruza una frondoso bosque.

Al final de dicho sendero encontrarás ante ti los restos de la imponente abadía, la cual aún se encuentra en bastante buen estado de conservación.

La Abadía de Fountains Abbey rodeada de una gran y muy verde pradera y de un bosque es una imagen que seguro ya no se te olvidará nunca.


Foto de José Luis Serralde

En tu visita accederás a los restos de la iglesia del monasterio y podrás constatar sus enormes dimensiones e imaginar la importancia religiosa que tuvo en la Edad Media.

Además de la citada iglesia, cuya nave aún conserva todas las columnas que la separan de las naves laterales con sus arcos, podrás ver otros rincones de lo que fuera el monasterio cisterciense.

Del claustro deberás adivinar su configuración, pues apenas quedan restos del mismo, pero en cambio si podrás entrar en una gran sala cerrada de lo que en su tiempo fuera el dormitorio del monasterio.


Foto de José Luis Serralde

Tras pasear por los rincones de la abadía, si tienes tiempo vale la pena terminar la visita paseando por los Jardines de Studley Royal, para lo que seguirás un sendero que discurre a orillas del antes citado río Skell.

En estos típicos jardines de estilo inglés destacan los jardines acuáticos que se configuran sobre el lago que se abre en el curso del río, así como los templetes de estilo neoclásico que encontrarás en tu paseo.

En total tu visita de Fountains Abbey te llevará entre dos y tres horas, tiempo sobre todo condicionado por si decides o no pasear por los citados jardines adyacentes a los restos de la abadía.

Sin duda la visita de Fountains Abbey debe ser imprescindible en una ruta en coche por el norte de Inglaterra, y una excursión muy recomendable desde ciudades como Manchester o incluso Liverpool.

José Luis Sarralde

José Luis Sarralde, tras muchos años como periodista y director de desarrollo de negocio en revistas y en Internet dentro del grupo G+J Motorpress Ibérica, desde 2008 se dedica a combinar su experiencia profesional y su pasión viajera como fundador del blog Guías Viajar que en la actualidad se ha convertido en el blog líder destacado en audiencia, con una importante presencia en Facebook y otras redes sociales, y el cual ha sido galardonado como el mejor blog de viajes en los premios PICOT de comunicación del Turismo. Es también uno de los impulsores de la agrupación de bloggers profesionales de viajes Travel Inspirers, y ponente y formador en eventos, seminarios y cursos relacionados con el periodismo de viajes y redes sociales