Kent

Kent

Ciudades medievales en las que sentirás que viajas en el tiempo, castillos de cuento, museos y jardines de categoría mundial, escenarios naturales que quitan el aliento, un litoral repleto de pueblos de pescadores y una vibrante oferta gastronómica… el condado de Kent tiene todo lo que estás buscando cuando viajes a Inglaterra.

Kent

Kent

Ciudades medievales en las que sentirás que viajas en el tiempo, castillos de cuento, museos y jardines de categoría mundial, escenarios naturales que quitan el aliento, un litoral repleto de pueblos de pescadores y una vibrante oferta gastronómica… el condado de Kent tiene todo lo que estás buscando cuando viajes a Inglaterra.

Kent

Kent

Ciudades medievales en las que sentirás que viajas en el tiempo, castillos de cuento, museos y jardines de categoría mundial, escenarios naturales que quitan el aliento, un litoral repleto de pueblos de pescadores y una vibrante oferta gastronómica… el condado de Kent tiene todo lo que estás buscando cuando viajes a Inglaterra.

Kent

Kent

Ciudades medievales en las que sentirás que viajas en el tiempo, castillos de cuento, museos y jardines de categoría mundial, escenarios naturales que quitan el aliento, un litoral repleto de pueblos de pescadores y una vibrante oferta gastronómica… el condado de Kent tiene todo lo que estás buscando cuando viajes a Inglaterra.

Ubicado en el suroeste de Inglaterra, a un paso de Londres, en Kent vas a encontrar las estampas más auténticas y tradicionales que esperas al viajar a Inglaterra. Una campiña de belleza espectacular moteada de pueblecitos tradicionales, un litoral de grandes acantilados y calas donde se esconden, como si fueran un tesoro, playas kilométricas y coloridas poblaciones marineras, y ciudades que fusionan su herencia medieval con las tendencias más contemporáneas. 

Al condado de Kent se le conoce, con justicia, como el jardín de Inglaterra. En estas tierras, el legendario talento y buen gusto inglés por la jardinería alcanza sus cotas más altas. Date una vuelta por los jardines del castillo Sissinghurst o la granja de Castle Farm -donde está el campo de lavanda más grande de Inglaterra, con más de 52 hectáreas-, o piérdete por el laberinto del castillo de Leeds, y lo comprobarás en primera persona. 

La primera escala obligada de tu viaje a Kent puede ser Canterbury. Fundada por los romanos, que construyeron la muralla que se conserva hoy en día, Canterbury es la capital de la Iglesia Anglicana y alberga uno de los conjuntos monumentales más espectaculares de toda Gran Bretaña, en el que destacan nada menos que tres Lugares Patrimonio de la Humanidad: la Abadía de San Agustín, la iglesia de San Martín y la Catedral de Canterbury. La mejor panorámica de la ciudad se tiene desde el mirador de la torre Westgate, en la puerta medieval más grande de Inglaterra. No te olvides cuando viajes a Canterbury de pasear por The Old Buttermarket, la plaza medieval flanqueada por las tradicionales casas entramadas, y por The King’s Mile, la calle más importante de la ciudad, con sus comercios medievales, pubs y restaurantes.

Es imposible viajar a Kent sin degustar sus famosas ostras. Preparadas de mil y una maneras, tienes que probarlas en la coqueta población de Whitstable, que es, además, uno de los pueblos marineros más bonitos de Inglaterra. Aquí, entre pubs centenarios, casas de pescadores de fachadas de colores y preciosas tiendas de artesanos, se celebra todos los años el Whitstable Oyster Festival, que atrae a miles de foodies de todo el mundo, y en el instagrameable Wheeler’s Oyster Bar, el restaurante más antiguo de la ciudad -abrió sus puertas a mediados del siglo XIX- sirven las otras más famosas del país. ¿Otro plan ideal para hacer en Whitstable? Alquílate una bici y recorre el Oyster Bay Trail, una preciosa ruta de unos ocho kilómetros que transcurre asomada a las bravas aguas del Mar del Norte.

El arte y la cultura del más alto nivel también son una de las mejores razones para viajar a Kent. En Margate, uno de los destinos de playa preferidos por los londinenses, no puedes dejar de visitar el museo Turner Contemporary, con una excelente colección permanente e imprescindibles exposiciones temporales. Además, en la zona antigua de la población, el Old Town, no te van a faltar buenos restaurantes, hoteles, pubs y tiendas donde disfrutar a tope de tu viaje a Kent. 

¿Y qué sería de tu escapada a Kent sin contemplar los míticos acantilados de Dover? Muy cerca de la ciudad del mismo nombre -que alberga el mayor puerto del Canal de la Mancha- están estos acantilados, que seguro has visto infinidad de veces en películas y series de televisión. Dover es el lugar de Gran Bretaña más cercano a Europa -desde aquí, solo hay 34 kilómetros hasta la costa francesa-, y los acantilados de Dover, con sus más de 106 metros de altura y su famosa estampa blanca, son uno de los lugares más icónicos de Gran Bretaña.

Cómo llegar

El condado de Kent está muy cerca de Londres, así que viajar desde la capital es muy sencillo. Por carretera, las distancias son muy cortas: hay unos 90 kilómetros entre Londres y Canterbury, que puede ser una buena base desde la que explorar el condado. Margate está a unos 122 kilómetros, y Whistable a unos 100, y Dover, a unos 110. 

Otra opción muy recomendable para llegar al condado de Kent es hacerlo en tren desde Londres. Hay más de 125 trenes diarios entre Canterbury y Londres, con origen y destino en las estaciones londinenses de Victoria, Charing Cross y St Pancras, y las de Canterbury West y Canterbury East. Dependiendo de la ruta elegida, el trayecto tarda entre 50 minutos y dos horas.