Las seis mejores tartas y recetas dulces de la gastronomía británica

Si hay algo de lo que la gastronomía británica puede presumir, es de tener en su haber un repertorio de elaboraciones dulces amplio y goloso. Se trata de tartas con nombre propio, -como el Victoria sponge cake o el Carrot cake-, bizcochos con los que acompañar el té de media tarde, -como el Plum cake o el Battenberg cake-, postres con los que endulzar el final de nuestras comidas, -como el Sticky toffee pudding, el  Crumble de manzana o la Custard tart-, o bocados vigorizantes con los que arrancar el día, -como los Crumpets o los Potato cakes-.

Es innegable que la gastronomía británica, en materia de dulces, tiene mucho que enseñar al mundo. A lo largo de estas líneas, vamos a sumergirnos en el dulce mundo de las tartas y recetas dulces de la gastronomía británica, de entre las que hemos hecho una pequeña selección de seis recetas. No Si no estás familiarizado con los dulces británicos... ¡seguro que éste es un comienzo!

 

Victoria sponge cake


Imagen de Paco Becerro

El Victoria sponge cake debe su nombre a la reina Victoria y sus orígenes se remontan al siglo XIX. Su sencillez es, quizás, el secreto de su éxito y de su consolidación como uno de los grandes clásicos de la repostería británica con los que acompañar el té de la merienda. Dos ligeros bizcochos, generalmente horneados en moldes separados, con una capa de mermelada de fresa y otra de nata montada o crema de mantequilla en su unión. Hay quienes añaden fresas u otros frutos rojos al relleno, aportando al conjunto un toque de acidez y frescor maravillosos.

 

Fruit crumble


Foto de Paco Becerro

Por crumble nos referimos a la mezcla, en textura de migas, de harina, azúcar y mantequilla. Tres ingredientes que, esparcidos sobre fruta y horneados, dan como resultado un exquisito y reconfortante postre. Se sirve recién hecho y acompañado de un chorrito de nata liquida o de crema inglesa, para mayor placer del comensal (si cabe). Es tremendamente popular, no hay pub que se precie que no lo incluya en su carta en alguna de las muchas variantes que admite: de manzana, de ciruela, de mora, etc.

 

Custard tart

Las tartaletas son una excelente alternativa a las tartas, pasteles y postres de la gastronomía británica. Finas bases de masa quebrada que encierran cremosos rellenos, en este caso un relleno de crema inglesa. Por lo general, el custard se utiliza como acompañamiento y elemento enriquecedor de otros postres, pero en esta tartaleta adquiere un papel protagonista. Es una de las joyas mejores guardadas del repertorio de recetas dulces de la gastronomía británica y una de las más tradicionales.

 

Carrot cake

El carrot cake o pastel de zanahoria es un pastel húmedo, esponjoso y jugoso. Su origen es británico, donde se usaba la zanahoria como endulzante cuando el acceso a azúcar era limitado. Desde el Reino Unido, a consecuencia del movimiento migratorio de mitad del siglo pasado, se expandió a muchos otros países. Tiene un increíble sabor dulce y especiado en el que la zanahoria apenas destaca, pero es absoluta protagonista, pues aporta una jugosidad inigualable. La crema de queso azucarada con la que se corona o, en ocasiones, rellena es un gran complemento y la guinda de este pastel.

 

Eton mess


Foto de Paco Becerro

Uno de los postres británicos con más solera de su panorama culinario.  Es muy sencillo de preparar ya que consiste, simplemente, en mezclar fresas, nata montada y trozos de merengue. La traducción literal de “Eton mess” es “Desastre de Eton”.  Este nombre tan peculiar le viene dado por dos razones. La primera, porque fue en Eton College donde se creó esta receta, uno de los colegios privados más famosos del país de entre cuyos estudiantes han salido 18 de los Primeros Ministros, y la segunda, porque los ingredientes se mezclan de una manera un tanto “desastrosa”. Se prepara momentos antes de servirlo para que el merengue no pierda textura y se pueda disfrutar en todo su esplendor.

 

Crumpets

La hora del desayuno se convierte en una fiesta si se cuenta con unos crumpets con los que llenar el estómago. Elaborados con una base de harina, levadura y leche, son uno de los bocados más tradicionales y populares de la gastronomía británica. Recuerdan a las tortitas, pero tienen una textura diferente. Son muy esponjosos y están llenos de agujeritos, perfectos para que en ellos se cuele la mantequilla o la mermelada con las que se suelen acompañar.

 

 

 


Escrito por Paco Becerro
Blogger gastronómico y de viajes desde 2007, Francisco Becerro Torres,  Pakus, es un editor bien conocido en los sectores en los que escribe, ya que tiene publicados más de 3000 post sobre viajes y gastronomía, tanto en su blog personal www.lazyblog.net como en otros importantes portales como www.diariodelviajero.com, www.directoalpaladar.com y otros medios digitales. Conocedor de casi todo el Reino Unido, escribe sus impresiones sobre la gastronomía británica, sus pueblos y paisajes y las actividades de turismo deportivo que se pueden realizar en los distintos destinos que ofrece Gran Bretaña a sus visitantes.