Image ©Bath Tourism Plus / Colin Hawkins

Las Termas Romanas de Bath

Las Termas Romanas de Bath, situadas en el mismo centro de Bath y a pocos metros de la anterior, son la verdadera joya de la ciudad. Aquí no solo sentirás que estás paseando por la historia sino que vivirás el calor de las aguas termales, disfrutarás el Sagrado Manantial y sentirás envidia de cómo se relajaban los romanos hace miles de años. Aunque fueron los Celtas por medio del Rey Bladud, los primeros en reconocer los beneficios terapéuticos de estas aguas, estos últimos la llevaron a la máxima expresión en este lugar. Por supuesto, han sido incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad, siendo uno de los legados más importantes que ha dejado la Antigua Roma al norte de los Alpes.

 

Información práctica

Bath se encuentra a unos 185 kilómetros (115 millas) al oeste de Londres. Su cercanía la ha convertido en un destino de escapada muy popular entre los londinenses, y las opciones de transporte para viajar a Bath desde Londres son muy numerosas.

Por carretera, para recorrer la distancia de la autopista M4 entre ambas ciudades se emplean unas dos horas y media, dependiendo, naturalmente, del estado del tráfico.

Viajar en tren a Bath es una excelente idea. Los trenes en Londres salen de la estación de Paddington. El trayecto es muy ameno, la frecuencia muy elevada -hay trenes entre Londres y Bath cada media hora, aproximadamente- y, dependiendo de su itinerario, tardará entre 1h20 y 2h en realizar el viaje de Londres a Bath. La estación de tren de Bath es la Bath Spa Railway Station.

Los autobuses de la compañía National Express realizan el transporte en autobús entre Londres y Bath. Hay varios puntos de partida: los aeropuertos de Heatrow y Gatwick, y la estación de Victoria Coach Station. En Bath, la estación de autobuses de Dorchester Street, está al lado de la Bath Spa Railway Station.