Lo que tienes que hacer en Gran Bretaña esta primavera

¡Gran Bretaña cobra vida en primavera! El paisaje en flor, el renacimiento de la vida silvestre, el aire fresco y la oportunidad de descubrir las muchas leyendas que atesora el medio rural hacen que primavera sea la época perfecta para salir y explorar.

1. Conoce los animales de una granja urbana

Con más de 200 granjas urbanas distribuidas por toda Gran Bretaña, rodeadas de tiendas, puentes ferroviarios y otros elementos urbanos, puedes conocer de cerca una variedad de animalillos de lo más encantadores. Además, en primavera suele nacer una nueva generación de corderos, cabritos, lechones…

En Hounslow Urban Farm, cerca del aeropuerto de Heathrow, podrás ver exhibiciones de búhos o participar en actividades protagonizadas por diferentes animales. Por otro lado, Spitalfields City Farm acoge varias razas poco comunes y espacios ajardinados cuidados con mucho mimo. Canary Wharf es el telón de fondo de Mudchute Park and Farm, una granja con establos que cubre casi 13 hectáreas de campo en la londinense Isla de los Perros, donde encontrarás alpacas, un montón de cabras y otras especies.

Por último, Gorgie City Farm, en el corazón de Edimburgo, y Windmill Hill City Farm, en Bristol, también acogen a un gran número de cerdos, ovejas, cabras y aves de corral, aunque suelen ser los conejos y conejillos de indias los que más sonrisas arrancan a niños y adultos.

2. Relájate en los parques urbanos que salpican Gran Bretaña

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by The Royal Parks (@theroyalparks) on

Como un oasis en medio de la metrópolis, los parques urbanos británicos presentan un fascinante y frondoso escenario en primavera. Cuando los árboles empiezan a florecer, dando al paisaje una paleta de color, los espacios al aire libre se transforman en un mundo que rebosa crecimiento y actividad. Las ardillas recién nacidas se escabullen entre las ramas y los grupos de patitos caminan balanceándose para llegar al agua.

Báñate en una de las piscinas naturales del país o acomódate en un bote para disfrutar del paisaje. En Londres puedes alquilar uno en el lago Serpentine de Hyde Park o en el vecino Regent’s Park. También puedes acercarte a Richmond Park, antiguo coto de caza de la realeza y ahora el mayor Lugar de Especial Interés Científico de Londres y hogar de un gran número de ciervos y robles centenarios. También podrás divisar unas vistas fantásticas de la capital y de la cúpula de la catedral de St. Paul.

3. Viaja a toda máquina en un tren clásico

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Elena Berardini (@picsandpoetries) on

Los trenes de vapor circulan por toda Gran Bretaña y te regalan una experiencia relajante y serena. Déjate maravillar por los fantásticos colores que luce el campo en esta época del año e intenta atisbar monumentos y lugares importantes, o señales del renacimiento del paisaje con la llegada de la primavera.

El increíble viaducto de Glenfinnan es un espectáculo por sí solo, pero cuando a comienzos de la primavera pasa por aquí el tren de vapor Jacobite (el famoso Expreso de Hogwarts de las películas de Harry Potter), el resultado es una imagen de postal difícil de olvidar. El trayecto de Fort William a Mallaig arranca a los pies del Ben Nevis y va abriéndose camino por las Highlands, brindándote una serie de vistas impresionantes.

Otra opción es explorar el corazón del condado de Sussex a bordo de una locomotora en perfecto estado de conservación en el Bluebell Railway, en la línea que va de Lewes a East Grinstead. O viaja en el Avon Valley Railway, un tramo de línea restaurado con sumo cuidado que incluye la estación victoriana de Bitton, restaurada con todo detalle. También se puede oír el traqueteo de trenes vintage en la mayoría de los parques nacionales de Gran Bretaña, como el fantástico Dartmoor Railway.

4. Disfruta de unas vistas primaverales desde edificios de altura

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by JMA London Europe Earth (@unveillondon) on

Respira profundamente el aire fresco de primavera, maravíllate con el panorama deslumbrante que te rodea y disfruta de unos momentos de reflexión desde alguno de los altos edificios que coronan Gran Bretaña.

El Monument conmemora el Gran Incendio de Londres. Si la tumbáramos en el suelo, esta columna de 61,50 metros indicaría la distancia a Pudding Mill Lane y la ubicación de la panadería donde empezó el incendio. Disfruta, desde lo más alto, de unas vistas espectaculares del Támesis y los puntos más emblemáticos de Londres. O anda un poco hasta la Catedral de St. Paul y sube las 528 escaleras que conducen a la Golden Gallery, que ofrece una panorámica de Londres desde una altura de 111 metros.

Si eres más de campo, anímate a ir a Northern Cotswolds, donde encontrarás la Broadway Tower, uno de los miradores más fascinantes de Inglaterra. Además de unas galerías envolventes que ocupan tres plantas, arriba del todo hay una plataforma de observación desde donde puedes ver casi cien kilómetros a la redonda. De hecho, se ven puntos de nada más y nada menos que 16 condados.

.

5. Explora unos lugares y vistas con magia

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Ricardo Babo (@rbabo) on

Desde antiguos caminos y fortificaciones a interesantes sistemas de cuevas y ruinas místicas, Gran Bretaña atesora un sinfín de lugares mágicos donde dejar volar la imaginación.

La Calzada del gigante, el único lugar en Irlanda del Norte declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es famosa por su geografía espectacular, mitología fascinante y paisaje único. Algunas de las misteriosas columnas de basalto forman la Bota del gigante, un dique basáltico bautizado el Camello y la Silla de los deseos, un trono natural creado por un conjunto de columnas en perfecta formación.

En la accidentada costa norte de Cornualles, entre Bude y Padstow, hay un lugar muy vinculado a la leyenda del rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda: el castillo de Tintagel. Descubre su rica historia y disfruta de unas vistas asombrosas antes de adentrarte en la Cueva de Merlín, supuesto hogar del gran mago. ¡Pero planea bien tu visita porque la cueva se llena de agua cuando sube la marea!

Una de las Siete Maravillas de Gales, la cascada Pistyll Rhaeadr, cerca de la localidad de Llanrhaeadr-ym-Mochnant, es la más alta de Gran Bretaña, con una caída de unos 80 metros. Este encantador rincón se llena de vida en primavera, cuando un nuevo manto de vegetación cubre las colinas. Puedes explorar este paisaje cautivador siguiendo el sendero que lleva a la cima. Al final te espera una panorámica realmente increíble.

Cuentan que las aguas de la Mermaid’s Pool (el estanque de la sirena), en el condado de Derbyshire, tienen propiedades curativas. Según la leyenda, una ninfa sigue bañándose aquí. Al parecer, en este pequeño estanque, ubicado justo debajo de la meseta de Kinder Scout, en High Peaks, se celebraban ritos y ceremonias celtas en torno al agua.

6. Pasea por bosques bañados por jacintos

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by @sonaluk5 on

Gran Bretaña alberga una parte importante de la población mundial de jacintos silvestres. Así, a principios de primavera, el brillante color púrpura de esta flor adorna zonas boscosas, setos y cumbres de acantilados. En flor desde finales de abril o principios de mayo, si das un paseo por algún bosque de Gran Bretaña es probable que encuentres por el camino algunas de las mayores maravillas naturales de este país.

En Cheshire, Dunham Massey, un lugar gestionado por la fundación National Trust, es famoso por su campo de jacintos, donde cada primavera florecen unos 10.000 ejemplares de esta especie. Por otro lado, los bosques alrededor de Speke Hall, a las afueras de Liverpool, también cobran vida en primavera con el color y el aroma de los jacintos.

09 Apr 2019(last updated)