Londres

No queremos pecar de fanfarronería (presumir no es nada británico), pero Londres es especial.. Miles de buenas razones lo justifican. Muchísima historia, un impresionante patrimonio y multitud de barrios cool la convierten en una ciudad que rebosa cultura, música y vida. Uno puede hacer de su tiempo aquí lo que quiera: un viaje al pasado, una escapada artística, una incursión gastronómica, una visita turística, un fin de semana de fiesta sin fin o quizás unos días de inmersión en una de las más excitantes e innovadoras capitales del planeta. Y lo que es más, con opciones para no gastar demasiado.

Principales atractivos

¿Por dónde empezar? El perfil de Londres está repleto de lugares emblemáticos. Para quienes quieran visitar grandes referentes como la Abadía de Westminster, la Torre de Londres o la catedral de St Paul vale la pena invertir en un London Pass, que cubre unos 80 puntos de interés. Normalmente, va acompañado de entrada preferente, por lo que ahorraremos tiempo y dinero. Lo más rentable es sacar pases de 3, 6 ó 10 días.

Para quien no vaya a visitar suficientes lugares turísticos tradicionales que justifiquen el gasto, conviene reservar las entradas por Internet con antelación —suele haber una diferencia notable en los precios (por ejemplo, un 10% de descuento en London Eye).

Los londinenses son muy afortunados. Los museos y galerías de la capital tienen lo mejor de lo mejor. Recomendamos visitar el mítico British Museum, el mayor del país, que alberga un despliegue de inestimables objetos culturales del mundo entero, o acudir a ver el impresionante diseño de la Tate Modern, emplazada en una central eléctrica y en cuyo interior se encuentra una colección permanente que repasa los artistas internacionales más importantes del mundo moderno. Ambos son de entrada gratuita, como lo son multitud de otros lugares como la National Gallery o atractivos londinenses míticos como el Cambio de Guardia del Palacio de Buckingham.

Tate Modern © johnnyvacic
Tate Modern © johnnyvacic

  

Algo diferente

Londres es un laberinto. Sus barrios se aprietan unos contra otros, creando un remolino de energía, color y ruido que nunca para, siendo el río Támesis su espectacular punto de encuentro. Las animadas orillas del South Bank son dignas de recorrer, pasando por lugares como Shakespeare’s Globe y el National Theatre, donde encontraremos producciones de alta calidad, a menudo con precios mucho más bajos que los musicales del West End.

Shakespeare mural © the_globe
Shakespeare mural © the_globe

Por supuesto, eso no significa que las luces y espectáculos de West End no se puedan disfrutar. De nuevo, si compramos las entradas por Internet con antelación nos ahorraremos un buen dinero. Y sise echa el tiempo encima , en el puesto de la empresa TKTS en Leicester Square podremos comprar entradas para el mismo día, muchas con tarifa reducida. Las entradas para días de diario suelen ser más baratas que las de fines de semana. Por otro lado, si queremos disfrutar de un buen pedazo de Londres al caer la noche, hay más de 300 lugares donde escuchar música en directo a buen precio, como Oslo en Hackney, KOKO en Camden o la tienda de música Rough Trade en Brick Lane, que suele organizar conciertos gratuitos en su interior.

En general, cuanto más nos alejemos de la principal zona turística del centro de Londres y del West End, más notaremos que bajan los precios —en comida, eventos, ropa y demás. Un buen lugar para ir de compras y encontrar artículos únicos a buen precio es el imperio de la moda vintage Blitz en East London o Absolute Vintage en Spitalfields. ¿Y qué tal un paseo para recordar? Dirijámonos a la parte norte hacia Hampstead Heath, un gran espacio verde siempre lleno de gente local, que además ofrece una vista espectacular de la ciudad.

Hampstead Heath © big.nattaphun
Hampstead Heath © big.nattaphun

Cómo llegar a Londres y alrededores

Londres no puede estar mejor conectado. A sus cinco aeropuertos principales llegan compañías de todo el globo, y Eurostar proporciona acceso en tren directo desde Europa continental. Dentro de la ciudad, la red de metro hace muy fácil moverse de un punto a otro (a los amantes de la noche les gustará saber que funciona las 24 horas viernes y sábados). Otras opciones son taxis, autobuses, tranvías e incluso autobuses fluviales. Conviene adquirir una tarjeta Visitor Oyster para aprovechar al máximo el transporte público —o alquilar una bicicleta con Santander Cycle, que cuesta tan solo 2 libras.

Dónde dormir

En Londres no faltan opciones; la ciudad está abarrotada de diferentes alternativas de alojamiento. En términos generales, los precios descienden cuanto más nos alejemos del centro: Airbnb cuenta con un gran número de propiedades, y uno de las principales bazas de Londres es que aunque nos quedemos fuera de los distritos turísticos habituales, dispondremos casi siempre de buena conexión al centro con transporte público. Un lugar céntrico y económico es easyHotel, que cuenta con ocho propiedades a buen precio dentro y fuera de la ciudad, así como el famoso YHA dispone de siete.

Dónde comer

La escena gastronómica en Londres ofrece propuestas mucho más variadas (y deliciosas) que incluso hace apenas una década. Recomendamos aprovechar las ofertas que aparecen en Time Out o Groupon para comer en restaurantes de calidad a precios reducidos, o sacarle jugo a los menús cerrados de mediodía de restaurantes con estrella Michelin como Social Eating House, The Ninth y Kitchen W8, que son más baratos. Hay excelentes puestos de comida callejera siempre llenos en lugares como Brixton Village y el legendario Borough Market, mientras que más de 50 restaurantes de Londres han sido galardonados con el Bib Gourmands, premio que se otorga a ofertas gastronómicas de alta calidad y buen precio (una combinación que nos gusta especialmente).

 

Para más información sobre Londres y el resto del Reino Unido, recomendamos consultar VisitBritain.com

Para comprar London Passes, entradas y demás, recomendamos consultar VisitBritainshop.com