Transporte

Desplazarse por la ciudad

El transporte público urbano en Gran Bretaña es eficiente y puede ser ameno. Las tarifas son razonables, sobre todo en comparación con el coste de los aparcamientos de coches. La mayor parte de las grandes ciudades tienen buenos servicios de autobús. Londres, Newcastle y Glasgow también tienen metro, mientras que Edimburgo, Mánchester y Nottingham tienen tranvía. Hay taxis en todas las estaciones de tren y en los centros urbanos. La mejor manera de recorrer muchas ciudades es a pie, pero si decides tomar un medio de transporte, evita las horas punta: de 8.00 a 9.30 y de 17.00 a 18.30.

 

Autobuses locales

Los autobuses son de todas las formas y tamaños, con puertas automáticas e interiores cómodos. Entre ellos hay autobuses de dos pisos con conductor, de un piso y más pequeños para serpentear mejor entre el tráfico y, en Londres, los nuevos Routemaster de dos pisos con puertas delanteras, centrales y traseras y con revisores que comprueban los billetes. La única línea de Londres en la que todavía se utilizan los viejos autobuses Routemaster abiertos por la parte trasera es la línea 15 Heritage, entre la Tower of London y Trafalgar Square por St Paul’s Cathedral.

En Londres, el billete de autobús urbano no puede pagarse en efectivo, aunque puedes utilizar una tarjeta de débito o de crédito sin contacto (si la tarjeta no es del Reino Unido, pueden cobrarte alguna comisión). En lugar de eso, al subir se pasa una tarjeta electrónica Oyster (tarjeta prepago) por el lector de billetes o se muestra un abono de transportes al conductor o al revisor. Las mejores opciones de billetes son la Visitor Oyster Card, que contiene una cantidad de crédito que disminuye a medida que la utilizas (aunque es recargable) o, si solamente utilizas transporte público un día, la Travelcard de un día. Ambas tarjetas pueden utilizarse en el metro, en los trenes locales y en autobuses, y se compran en las estaciones de metro, centros de información turística, tiendas que tengan el símbolo azul de la tarjeta Oyster y por Internet antes de llegar a Gran Bretaña a través de Transport for London (www.tfl.gov.uk) o VisitLondon (www.visitlondon.com).

En el resto de ciudades, normalmente se puede comprar el billete al subir al autobús, aunque las zonas urbanas grandes (West Midlands o Greater Manchester) tienen sus propias tarjetas regionales, que sirven para todos los medios de transporte público de la zona y son más económicas que los billetes individuales. En las oficinas de turismo locales podrán darte la información específica del lugar.

Las grandes ciudades ofrecen servicio nocturno, desde las 23.00 a las 6.00 aproximadamente. En Londres, los autobuses nocturnos se identifican con la letra «N» y la mayoría pasan por Trafalgar Square.

Si quieres subir a un autobús, levanta el brazo cuando este se aproxime; para bajar, toca el timbre una vez antes de llegar a tu parada. Los destinos se indican en la parte frontal de los autobuses. Si dudas de cuál es tu parada, pídele al conductor o al revisor que te avisen y quédate en el piso inferior. Conserva la tarjeta o el billete hasta el final del viaje, por si sube un revisor, ya que si no llevas un billete válido te puede exigir el pago de una multa en el acto.

 

Conducir en grandes ciudades

Cada vez es menos recomendable conducir por los centros urbanos. En Londres se aplica una tasa de congestión: si conduces o estacionas en la zona de congestión de lunes a viernes (de las 7.00 a las 18.00), deberás pagar 11,50 GBP por Internet antes de la medianoche de ese mismo día. En caso de no pagarlo, se te exigirá el pago de una multa elevada. Consulta toda la información al respecto en el sitio web de Transport for London. En otras ciudades se están planteando tomar medidas similares para vaciar los centros urbanos de coches. También hay un control estricto sobre el estacionamiento en los centros urbanos para evitar la congestión.

 

Taxis

En las grandes ciudades, los taxis se encuentran en paradas de taxis y en estaciones de tren y también llamando a un servicio de taxis. Encontrarás números de taxis en las Páginas Amarillas locales y en los pubs, restaurantes y hoteles. Normalmente los precios están regulados. Si no llevan taxímetro, pregunta el precio antes de que arranque. Si tienes dudas, pregunta en el punto de información turística local cuál es la tarifa habitual para destinos específicos.

Los famosos taxis negros de Londres son una institución, como los autobuses rojos. Estos son los taxis más seguros de todos, ya que todos los conductores se han sometido a pruebas estrictas. Todos son accesibles para sillas de ruedas. Los taxis con licencia tienen un rótulo «For hire» que se enciende cuando están libres y, en tal caso, puedes llamar su atención para que se detengan. Normalmente, los conductores reciben una propina del 10-15 % de la tarifa.

Los minicabs, coches con licencia de taxi, son alternativas más baratas a los taxis negros, que deben pedirse por teléfono; en los hoteles disponen de los números de las empresas locales. En Londres y otras ciudades, los minicabs también se pueden solicitar mediante la aplicación de teléfono móvil Uber (www.uber.com), que busca el taxi disponible más cercano a tu ubicación.

 

Tranvías

Los tranvías están volviendo a toda Gran Bretaña en versiones más limpias, modernas y de alto rendimiento. Uno de los mejores sistemas de tranvía de Gran Bretaña es el Metrolink de Mánchester. El tranvía más antiguo, que data de 1885, está en Blackpool.

 

Metro de Londres

La red de metro de Londres, conocida como «Tube», tiene más de 270 estaciones, señaladas todas ellas con el logotipo de London Underground. Las otras dos ciudades que tienen red de metro son Newcastle y Glasgow. El sistema de Newcastle se limita al centro de la ciudad, mientras que el de Glasgow elude el centro. Ambos tienen los mismos horarios que el de Londres y son un medio fiable para desplazarse.

Los trenes del metro de Londres funcionan todos los días, excepto el día de Navidad, desde las 5.30 hasta poco después de la medianoche; algunas líneas funcionan las 24 horas. Los domingos y días festivos hay menos trenes. Ten en cuenta que en las horas punta el metro puede estar atestado de gente.

Las líneas de metro de Londres se diferencian mediante colores y en todas las estaciones hay mapas; dentro de cada tren hay mapas de la sección central.

La mayoría de viajes en metro entre los destinos más céntricos de Londres pueden completarse con solo uno o dos cambios de línea.

Los billetes se compran en la estación, aunque muchos pasajeros utilizan una tarjeta Oyster, una tarjeta electrónica de prepago recargable que puede utilizarse en autobuses, trenes y metro. La tarjeta Oyster es el método más barato para desplazarse con el metro y los autobuses de London Transport. Si deseas obtener información sobre cómo obtenerla, consulta el sitio web de Transport for London. Las tarjetas Oyster pueden comprarse desde el extranjero, aunque también puedes utilizar tarjetas de débito o de crédito sin contacto para cada viaje. En otras grandes ciudades británicas, como Oxford, tienen sistemas de tarjetas electrónicas similares.

 

Caminar por la ciudad

Una vez acostumbrados a la circulación por la izquierda, las ciudades británicas pueden visitarse de un modo seguro y ameno a pie. En la calzada hay escritos que indican en qué sentido circula el tráfico.

Hay dos tipos de pasos de peatones: el paso de cebra y los cruces con semáforos en los que se debe pulsar un botón. En los pasos de cebra, los coches deben detenerse, pero en los cruces con pulsador, los coches no se detendrán hasta que el semáforo se ponga en rojo para que pasen los peatones. Cada vez es más común que las ciudades y los pueblos conviertan su centro en zona peatonal sin vehículos.

 

Desplazarse en bicicleta

El desplazamiento en bicicleta es uno de los modos más ecológicos de conocer una ciudad. Hasta en las ciudades pequeñas hay algún lugar donde se pueden alquilar bicicletas (consulte tfl.gov.uk para Londres o cyclehireinfo.com para el resto del Reino Unido). Los ciclistas no pueden ir por autovías ni por sus carreteras de acceso; tampoco pueden ir por aceras ni por zonas peatonales. En muchas calles se han creado carriles para bicicletas y semáforos para ciclistas. Las bicicletas pueden subirse a la mayoría de trenes; consulta toda la información al respecto en el sitio web de National Rail. No dejes nunca la bicicleta sin candado y ponte siempre el casco.