Transporte

Guía de transporte público en Londres

Tal vez sepas que el Metro tiene el sobrenombre de “Tube” en Londres y que los autobuses rojos de dos pisos no son una atracción turística, sino una forma habitual de transporte pero ¿sabías que los londinenses también viajan en tren, tranvía, barco y hasta teleférico?

Y cuando decimos que lo hacen los londinenses, podemos incluir también a todos los turistas que visiten la capital de Gran Bretaña y quieran moverse por ella en transporte público como un local. Para ellos, que piensan que la forma de viajar es también parte del encanto del viaje, está pensada esta pequeña guía del transporte público en Londres.

Ya sea con el objeto de visitar interesantes museos, ir de compras a los mejores mercadillos, llevarse al paladar platos de la cocina más internacional o disfrutar de rincones poco conocidos, estas son las opciones de transporte público en Londres:

Bicicleta

Santander bikes, londres
Bicicletas londinenses de Avistu

Como la mayoría de las grandes urbes donde hay una gran conciencia ciudadana por cuidar el ambiente, y cuidar la salud, Londres cuenta con un sistema de alquiler público de bicicletas.

El proyecto, impulsado por el entonces alcalde Boris Johnson, de las Bicicletas Santander (Santander Cycles) cuenta con más de 750 zonas de recogida y aparcamiento para las más de 11.000 bicicletas a disposición del público.

Con el único requisito de una tarjeta bancaria y por sólo 2 £ se accede al servicio durante 24 horas y lo más interesante es que los primeros 30 minutos son gratuitos. De esta manera puedes subirte a una bicicleta en una estación y si llegas a tu destino, y la dejas correctamente en su plaza, en menos de 30 minutos no te costará ni un penique.

 

Autobús

autobús rojo londres

Los clásicos autobuses rojos de dos pisos siguen presentes en las calles de Londres, aunque la flota se moderniza periódicamente, para servir 700 rutas distintas por la ciudad, de día y de noche.

Otra modernización, muy importante para el viajero, es que los autobuses de Londres no admiten ya el pago en efectivo.

Un viaje cuesta 1,50 £ pero sólo puede pagarse con Tarjeta Oyster, Tarjeta Oyster de Visitante, Travelcard o tarjeta contactless.

 

Metro

Metro y bigben
Foto de Avistu

El Metro de Londres lleva operando desde 1863 y actualmente sus 12 líneas, en forma de mapa, son uno de los recuerdos preferidos por los turistas, impreso en camisetas, tazas o llaveros.

La red de Metro (coloquialmente “Tube”, formalmente “Underground”) de Londres está dividida en 9 zonas, pero por la más utilizada y recorrida por los viajeros que hacen turismo es la central, la número 1.

Viajar en Metro es rápido pero no es barato. El billete cuesta 4,90 £ pero hay un considerable ahorro si lo compramos pagando con tarjeta (Oyster, Oyster Visitante, Contactless) que lo deja en sólo 2,40 £

 

Docklands Light Railway

El DLR o Docklands Light Railway (Tren Ligero) originalmente ofrecía acceso a una zona de incipiente desarrollo de Londres, la zona de los muelles (Docks). La eficacia de estos trenes sin conductor ha llevado a una ampliación de las paradas y aumento de los kilómetros de vías por los que circula, hasta llegar a los 34 km en 7 líneas.

A través del DLR se llega, por ejemplo, a Greenwich y su observatorio o al único servicio público de teleférico de Londres, el Emirates Cable Car.

Las tarifas y formas de pago en el DLR son las mismas que en el Metro.

 

Barco

muelle parlamento londres
Foto de Avistu

Si la ciudad de Londres abraza al Río Támesis casi hasta su desembocadura en el Canal de la Mancha, es inevitable que el transporte fluvial sea una opción perfectamente normal para desplazarse por la ciudad.

MBNA Thames Clippers es la empresa que gestiona el transporte público en los River Bus, los barcos que recorren el Támesis desde Putney en el Oeste a Woolwich en el Este.

Más baratos que un crucero fluvial, aunque uno se pierde el audiocomentario, son una excelente forma de ver algunos de los puntos más emblemáticos de Londres (como el Parlamento, la noria Coca Cola London Eye o la Torre de Londres) desde una perspectiva original.

 

Tren

Londres no es sólo el principal eje ferroviario del país sino un ejemplo de distintos servicios y formas de gestionar el transporte por tren. Existen servicios urbanos, interurbanos e incluso internacionales, operados unos por empresas privadas y otros por entidades locales o nacionales.

Al viajar en tren por Londres, aunque se puede pagar con tarjetas tipo Oyster o contactless, no hay descuentos en el precio del billete y el sistema de tarifas se basa en la línea que se use y el horario.

 

Tranvía

No os imaginéis vehículos clásicos porque el tranvía (Tramlink) de Londres comenzó a operar sólo en el año 2000.

El transporte público en tranvía en Londres opera en la zona de Croydon y aledaños, al Sur de Londres. No es probable que un visitante ocasional de Londres lo use, salvo que se aloje en esa zona y tenga que desplazarse a alguna de las estaciones de ferrocarril que interconectan con alguna de sus cuatro rutas,

 

Taxi

tate britain con taxis

Negros y con un estilo clásico que no cambia aunque sí lo haya hecho con el tiempo el modelo de coche, los taxis de Londres son, junto con el autobús rojo de dos pisos, el vehículo más fotografiado de la ciudad.

Usar un taxi para desplazarse tiene un coste mínimo de 2,60 £ de bajada de bandera más el kilometraje, en función de la hora y la distancia. Las tarifas no pueden aumentarse por llevar equipaje o por el número de pasajeros.

 

Teleférico

Emirates airlines londres
Foto de Avistu

A una altura máxima de 90 m, las pequeñas cabinas del Emirates Air Line cruzan el Río Támesis desde Royal Docks a Greenwich Península, ofreciendo unas privilegiadas vistas hacia el Pabellón O2 y Canary Wharf hacia el Oeste y, con buen tiempo, las barreras anti-marea del Tamesis hacia el Este.

El viaje dura unos pausados 10 minutos (aunque en hora punta se reducen a 5 y a partir de las 7 aumentan a 12 o 13 minutos.

 


Esta estupenda guía de la capital de Gran Bretaña está escrita por José Ramón Pérez “Avistu”  

Desde el año 2008, tras un viaje de 12 meses recorriendo Asia y Oceanía, es uno de los cuatro editores (y además amigos) de Viajablog, uno de los blogs independientes de viaje más populares en habla hispana. Con varios viajes de más de 6 meses a sus espaldas y una media de un viaje cada 15 días, escriben información práctica y experiencias sobre destinos tan dispares como los Carnavales de Frankfurt, las mejores vistas de Barcelona, cómo preparar la mochila para viajar con Ryanair o consejos para visitar Myanmar. Viajablog es miembro fundador (2012) de Travel Inspirers.