Transporte

Viajar en autocar

En Gran Bretaña, la palabra coach se refiere a autobuses que recorren largas distancias y también a los que se utilizan para hacer excursiones turísticas (lo que en español denominaríamos autocar). Lo que los británicos llaman buses (nuestros autobuses) son los vehículos que hacen trayectos urbanos o interurbanos regulares con paradas programadas. Muchos servicios de autocar duplican los trayectos ferroviarios, pero por lo general son más baratos. No obstante, tardan más en llegar a su destino y son mucho menos predecibles en carreteras congestionadas. Los autocares modernos son cómodos y en algunos casos cuentan con baños y refrigerios. Algunos trayectos interurbanos tienen tantos pasajeros, sobre todo los fines de semana, que es buena idea comprar los billetes con antelación para asegurarte de que tendrás un asiento. Encontrarás muchas ideas sobre qué lugares visitar en autocar o autobús en el sitio web de VisitBritain.

 

Red nacional de autocares (National Coach Network)

Hay muchas compañías de autocares regionales, pero el mayor operador de autocares británico es National Express, con una red nacional de más de 1200 destinos. Para los trayectos con más pasajeros, reserva tu billete con antelación. La compañía ofrece varios descuentos, como los Funfares por 5 GBP (comisión de reserva de 50 p), disponibles por Internet, a más de 50 destinos. Megabus ofrece billetes a destinos de toda Gran Bretaña desde 1 GBP (comisión de reserva de 50 p). Como es de esperar, estos billetes deben reservarse con antelación, y los destinos y horarios menos frecuentados son los que cuentan con mejores ofertas.

Los Oxford Tube y Oxford X90 ofrecen servicios frecuentes y aptos para sillas de ruedas entre Oxford y Londres, mientras que Scottish Citylink es un operador importante que efectúa servicios regulares entre Londres, el norte de Inglaterra y Escocia. Algunos servicios salen de los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Stansted. Reserva suficiente tiempo para comprar el billete antes de coger el autocar.

Hay descuentos para estudiantes a tiempo completo y para jóvenes menores de 25 años. Las personas mayores de 50 años pueden beneficiarse de una tarjeta de autocar con descuentos, con la que se ahorran hasta el 30 % en muchas tarifas.

 

Viajes en autocar

Los viajes en autocar abarcan una amplia variedad de destinos y son aptos para cualquier interés y grupo de edad. Algunos incluyen un guía turístico. Pueden durar desde un par de horas hasta dos semanas o más y viajan por la costa o por el campo, parando en diferentes lugares de interés. Algunos trayectos están muy estructurados, con todas las paradas de descanso establecidas; otros te permiten hacer visitas o ir de compras a tu aire. Puedes optar por un trayecto organizado de antemano o contratar tu propio itinerario para un grupo. En el sitio web de VisitBritain encontrarás muchas ideas de itinerarios organizados disponibles para los viajeros. En cualquier ciudad grande hay varias compañías de autocar. Consulta las Páginas Amarillas del lugar (Yellow Pages) o pide información en tu hotel u oficina turística local. Otra opción es reservar excursiones en autocar desde el extranjero a través de una agencia de viajes especializada.

Muchas excursiones de un día tienen como destino los centros turísticos costeros y otros lugares de interés para los visitantes, sobre todo en temporada alta. En algunas de las zonas rurales más visitadas, como Lake District, disponen de pequeños autocares especiales para facilitar el desplazamiento. Pueden reservarse con antelación o justo antes de que salga el autocar, aunque es posible que las plazas de la visita ya estén reservadas, sobre todo en temporada alta. El centro de información turística o un agente de viajes local puede informarte acerca del lugar de salida de las excursiones y de su precio, e incluso puede que te venda los billetes. Es habitual dejar propina al guía al final de la visita.

 

Autobuses regionales

Los servicios regionales de autobús están gestionados por diferentes compañías, algunas de ellas privadas y otras administradas por las autoridades locales. Los servicios a zonas apartadas suelen ser esporádicos y caros; en algunos casos hay solo un autobús a la semana o ninguno si se trata de aldeas aisladas. Hay pocos autobuses rurales adaptados para sillas de ruedas.

Por regla general, cuanto más se aleja de la ciudad, menos son los autobuses y más caros son los billetes. Un punto a favor es que los autobuses locales pueden ser un medio agradable y a menudo social para desplazarse por la bella campiña británica.

La mayoría de autobuses solamente tienen un operador: el conductor. Todos los conductores prefieren que el pasajero pague con la cantidad justa; ten siempre monedas sueltas a mano. Algunos itinerarios no tienen servicio los domingos y días festivos; los que sí lo tienen ofrecen un servicio muy reducido. Consulta siempre los itinerarios, horarios y precios en la oficina turística local o en la estación de autobuses antes de subirte a un autobús, para evitar quedarte en un lugar apartado sin medio de transporte de vuelta.