Transporte

Viajar en coche

La diferencia más sorprendente para la mayoría de conductores extranjeros es que en Gran Bretaña se conduce por la izquierda y las consecuencias que esto tiene en rotondas y cruces. Las distancias se miden en millas. Una vez acostumbrados a todo lo anterior, la Gran Bretaña rural es un lugar agradable para recorrer en coche, aunque la densidad de tráfico en las ciudades y en los momentos de vacaciones de gran actividad puede ser causa de retrasos largos; los días de puente cerca de la costa sur pueden ser horribles. Una amplia red de autovías sin peajes y de carreteras nacionales facilita bastante los desplazamientos por el país.

 

Requisitos

Para conducir en Gran Bretaña, debes poseer un permiso de conducción vigente con un permiso internacional de conducción, si se requiere. También debes llevar documentación relativa a la propiedad o bien el contrato de alquiler en el vehículo, además de los documentos del seguro.

 

Carreteras en Gran Bretaña

En las ciudades, las horas punta pueden ser de 8.00 a 9.30 y de 17.00 a 19.00 en días laborables; a esas horas, el tráfico puede llegar a paralizarse.

Es imprescindible disponer de un buen mapa; los mapas de carreteras de AA o RAC son recursos recomendables. Para explorar zonas más rurales, la serie Ordnance Survey es la mejor. La mayoría de coches de alquiler llevan GPS. Las autovías se señalan con una «M» seguida de su número identificativo. Las carreteras «A», a veces carreteras de doble calzada (es decir, con dos carriles por sentido), son carreteras principales, mientras que las «B» son carreteras secundarias. Estas últimas suelen estar menos congestionadas y son más agradables. Las zonas rurales están surcadas por una red de pequeños caminos.

 

Señales de circulación

La mayoría de señales siguen el estándar del resto de Europa. Las señales de dirección están codificadas por colores: azules para autovías, verdes para carreteras principales y blancas para carreteras secundarias. Las señales marrones indican lugares de interés. Las señales de advertencia suelen ser triángulos en rojo y blanco, con pictogramas fáciles de entender. Hay que estar atento a los paneles electrónicos de las autovías que advierten sobre obras en la carretera, accidentes o presencia de niebla.

Los pasos a nivel de las líneas ferroviarias suelen disponer de barreras automáticas. Si las luces parpadean en rojo, significa que el tren se está aproximando y que debes detenerte.

El código de circulación británico (UK Highway Code Manual), disponible en el sitio web del Departamento de Transporte (Department of Transport), es una guía actualizada de todas las normas de circulación y señales de tráfico vigentes en el Reino Unido.

 

Normas de circulación

Los límites de velocidad son entre 20 y 40 mph (entre 50 y 65 km/h) en poblaciones y 70 mph (110 km/h) en autovías o carreteras de doble calzada. Debes prestar atención a las señales de velocidad en las otras carreteras. En Gran Bretaña es obligatorio llevar puesto el cinturón de seguridad. Las multas por conducir bajo los efectos del alcohol son severas; consulta los límites legales en el código de circulación del Reino Unido. Es ilegal utilizar el teléfono móvil mientras se conduce excepto si se utiliza en modalidad de manos libres.

 

Aparcamiento

Los parquímetros funcionan en horario laborable (normalmente, de lunes a sábado, de 8 a 6). Asegúrate de llevar monedas sueltas para los parquímetros. Algunas ciudades tienen sistemas de aparcamiento disuasorio, que permiten coger un autobús desde un aparcamiento de coches de la periferia hasta el centro urbano. Otras ciudades tienen sistemas de aparcamiento en los que se compra una tarjeta en la oficina de turismo o en un quiosco, se rellenan las horas de aparcamiento y se deja sobre el salpicadero del coche. Evita en todo momento las dobles líneas rojas o amarillas; las líneas continuas a veces significan que se puede aparcar por la noche y los fines de semana, pero deben comprobarse bien todas las señales. No dudes que la autoridad responsable multará, inmovilizará o se llevará el vehículo. Si tienes dudas, busca un aparcamiento. Fuera de las áreas urbanas y de las zonas turísticas, aparcar es mucho más fácil. Busca señales con una «P» azul, que indican espacios de aparcamiento. No dejes nunca objetos de valor ni equipaje dentro del coche, ya que los robos son frecuentes, sobre todo en grandes ciudades.

 

Gasolina

A menudo los grandes supermercados tienen los mejores precios; busca grandes superficies de Asda, Morrisons o Sainsbury’s con gasolineras. Por norma general, las áreas de servicio de las autovías y las zonas rurales aisladas son más caras. La gasolina se vende en tres grados: gasóleo, gasolina con sustituto del plomo (LRP) y gasolina sin plomo. La mayoría de coches modernos en Gran Bretaña y, probablemente, el vehículo que alquiles, utilizan gasolina sin plomo. La gasolina sin plomo y el gasóleo son más baratos que la gasolina con sustituto del plomo. La mayoría de gasolineras de Gran Bretaña son de autoservicio, aunque las instrucciones de los surtidores son fáciles de seguir.

 

Servicios de reparación de averías

Las asociaciones automovilísticas más importantes de Gran Bretaña son AA (Automobile Association) y RAC (Royal Automobile Club). Proporcionan asistencia integral de 24 horas para sus miembros en caso de avería, entre muchos otros servicios automovilísticos. Ambas ofrecen asistencia mutua para miembros de asociaciones automovilísticas extranjeras; antes de salir de viaje, comprueba si tienes cobertura. Puedes ponerte en contacto con AA o RAC desde los teléfonos SOS que se encuentran en las autovías. Green Flag es otro de los servicios de asistencia principales de Gran Bretaña.

La mayoría de agencias de alquiler de vehículos tienen su propia cobertura y en el precio se incluye la pertenencia a AA, a RAC o a Green Flag. Recuerda pedir a la empresa de alquiler el número de emergencia del servicio.

Si no eres miembro de una organización afiliada, igualmente puedes llamar a un servicio de asistencia, aunque te saldrá caro. Sigue siempre las recomendaciones de tu póliza de seguros o del contrato de alquiler. En caso de accidente con lesiones o con otro vehículo, llama a la policía lo antes posible.

La Asociación del Transporte Medioambiental ofrece asesoramiento para la reducción de las emisiones de carbono, además de una serie de servicios éticos de reparación.

 

Alquiler de coches

Alquilar un coche en Gran Bretaña puede ser caro. En el sitio web de VisitBritain hay más información sobre las empresas de alquiler de vehículos que hay en los aeropuertos de Gran Bretaña. Una de las empresas nacionales más competitivas es Autos Abroad, aunque algunas pequeñas empresas locales podrían tener tarifas aún más baratas. Otras empresas reconocidas son AvisHertzEuropcar y Budget. Es ilegal conducir sin un seguro de terceros y se recomienda contratar un seguro a todo riesgo. La mayoría de empresas solicitan un número de tarjeta de crédito; en caso de no tener, es posible que debas depositar una cantidad sustancial en efectivo. Para recoger el coche necesitas tu permiso de conducir y un pasaporte. La mayoría de empresas no alquilan coches a conductores noveles y pueden tener límite de edad (normalmente, de 21 a 74). Normalmente también se ofrecen coches automáticos en alquiler. Si planeas viajar por Gran Bretaña tres semanas o más, es posible que te salga más barato un contrato de arrendamiento que de alquiler. Recuerda añadir el coste del seguro cuando estés consultando las tarifas de alquiler.