Transporte

Viajar en tren

Gran Bretaña posee una red ferroviaria privatizada que abarca todo el país, con más de 2500 estaciones. Dividido en secciones regionales, el sistema suele ser eficiente y fiable. De vez en cuando algunas partes de la red se cierran para el mantenimiento, sobre todo en fines de semana, por lo que se recomienda consultarlo en la estación local o en Internet antes de viajar. Los viajes por todo el país pueden requerir varios transbordos, ya que la mayoría de líneas salen de Londres, donde hay siete terminales principales. También hay una conexión ferroviaria con Europa continental con el Eurostar desde la estación King’s Cross St Pancras de Londres y desde Ebbsfleet y Ashford en Kent.

 

Billetes

Los billetes se venden en las grandes agencias de viajes y en todas las estaciones de tren. Los billetes de primera clase cuestan un tercio más que la tarifa estándar y, en ocasiones, comprar un billete de ida y vuelta es más barato que comprar dos de ida.

Compra el billete con suficiente antelación y no dejes de preguntar acerca de ofertas especiales o tarifas reducidas. Normalmente, un billete comprado con antelación es más barato que si se compra el mismo día, pero a veces hay restricciones para hacer modificaciones o cancelar el viaje.

Los consumidores pueden adquirir los billetes directamente de la empresa proveedora, National Rail o en sitios web de terceros, como thetrainline.com, la más utilizada y la que merece la pena consultar antes de nada. En raileasy.co.uk puedes encontrar billetes con descuentos con antelación. Virgin Trains vende billetes para todo el Reino Unido y no cobra comisión de reserva.

Los revisores pueden exigir el pago de una multa en el momento si detectan que el pasajero no posee un billete válido, por lo que se debe adquirir el billete antes de subir al tren. Muchas estaciones disponen de máquinas automáticas de venta de billetes. En las zonas rurales, es posible que las taquillas cierren los fines de semana, de modo que si no puedes comprar el billete, el revisor te lo venderá en el tren.

 

 

Abonos de tren

Si planeas hacer varios viajes en tren por Gran Bretaña, es recomendable comprar un abono; puedes adquirirlo a agentes extranjeros, como por ejemplo Rail Europe. El abono All Line Rail Rover de National Rail ofrece a los adultos desplazamientos ilimitados por Inglaterra, Escocia y Gales de 7 a 14 días. Para muchos viajes, con la tarjeta Family & Friends Railcard o la Network Railcard te ahorrarás un tercio de la tarifa para adultos y un 60 % de la de niños (de 5 a 15 años de edad). La tarjeta Young Person's Railcard ofrece descuentos para jóvenes de 16 a 25 años o para estudiantes a tiempo completo en centros educativos del Reino Unido. La tarjeta Senior Rail Card permite a los mayores de 60 años obtener descuentos de un tercio de la tarifa en la mayoría de casos. También hay abonos especiales para el transporte de Londres y un abono de transporte que abarca Londres, Oxford, Canterbury y Brighton. Los niños que tengan entre 5 y 15 años pagan la mitad de la tarifa; los niños menores de 5 años viajan gratis. Los viajeros con alguna discapacidad pueden beneficiarse de varios descuentos.

Ten a mano una fotografía de tamaño carné para comprar abonos. Si dispones de un abono, recuerda mostrarlo siempre que compres un billete.

 

 

Recomendaciones generales

Los trenes más rápidos y cómodos del país son los de los itinerarios principales. Son servicios muy utilizados y las plazas disponibles se venden rápidamente. Es recomendable reservar siempre el asiento con antelación, sobre todo si se quiere viajar en horas punta, como los viernes por la tarde. Los trenes de las líneas principales tienen restaurante, aire acondicionado y son rápidos: para ir de Edimburgo a Londres, por ejemplo, se tarda solo 4 horas.

En las estaciones británicas no es habitual que haya conserjes que ayudan con las maletas, aunque a menudo hay carritos para el uso de los pasajeros. Si tienes una discapacidad y necesitas ayuda, llama al Departamento Nacional de Información Ferroviaria (National Rail Enquiries) para solicitar asistencia para pasajeros al menos 24 horas antes de tu viaje. Los compartimentos de primera clase se distinguen por una línea amarilla encima de la ventana del tren. Ten en cuenta que, aunque el tren esté lleno, no puedes sentarte en la zona de primera clase sin pagar la tarifa correspondiente.

A veces los trenes se separan durante el trayecto y cada sección toma un camino, de modo que debes asegurarte de que estás en la sección que te corresponde. Los trenes se detienen solamente un minuto en las estaciones y las puertas se cierran 30 segundos antes de que el tren vuelva a ponerse en marcha, así que conviene reunir el equipaje con antelación y estar listo para subir y bajar.

Algunas estaciones están un poco lejos de los centros urbanos, pero suelen estar bien señalizadas y la mayoría de veces conectadas con una línea de autobús. Es posible que los domingos y días festivos los trenes circulen con menos frecuencia y más lentamente.