Por qué Glasgow tiene que ser tu próximo viaje

Las calles de Glasgow siempre han rugido de vida. El que fuera en tiempos hogar del puerto más activo del Reino Unido –lo que le valió el merecido apelativo de “Segunda Capital del Imperio”- se ha convertido en uno de los destinos de viaje más interesantes que puedes conocer gracias a su irresistible colección de lugares que ver, actividades que hacer... En definitiva, experiencias que vivir en una ciudad de Glasgow que es, por todas estas razones que te sugerimos, destino perfecto de escapada. ¿Estás listo? ¡Nos vamos de viaje a Glasgow!

 

Por su escena musical


Foto de O2

Puede que no lo sepas, pero muy probablemente lleves un poco de Glasgow dentro de ti. Y es que cada vez que escuchas o tarareas los riff de guitarra de Franz Ferdinand y Texas o los estribillos de Jimmy Sommerville o de Jim Kerr con Simple Minds, estás sintiendo –y demostrando- por qué Glasgow es una de las capitales mundiales de la música. Un paseo rápido por la ciudad te hará ver una cantidad inaudita de salas de conciertos, bares con actuaciones en vivo, carteles anunciando todo tipo de conciertos y festivales... Y es que, cada semana, hay una media de 130 eventos musicales en Glasgow, lo que le valió el ser reconocida como “Ciudad de la Música” por la UNESCO. ¿Algunas direcciones que no te fallarán? Las mejores bandas locales e internacionales tocan con frecuencia en el pabellón The SSE Hydro, Exhibition Way, considerado como una de las mejores salas de conciertos del mundo, o el O2 ABC, 300 Sauchiehall Street, una sala de cine de finales del siglo XIX con dos escenarios y cinco bares y con una programación musical simplemente espectacular.

 

Por su arquitectura

Durante tu viaje a Glasgow, vas a comprobar que la ciudad luce más luminosa que nunca: las fachadas de arenisca de los edificios neogóticos que jalonan sus calles, construidos durante la época de esplendor del puerto, han sido limpiados microscópicamente y, ahora, cambian de tonalidad según la altura del sol que les ilumina. Pero desde lo arquitectónico Glasgow es, por encima de todo una ciudad art-decó, y eso es gracias a haber sido cuna del arquitecto y diseñador Charles R. Mackintosh, uno de los padres del diseño contemporáneo, comparado a menudo con Gaudí por su carácter adelantado a su tiempo y por su influencia en la ciudad que lo vio nacer. El legado de Mackintosh es el mayor motivo de orgullo de la ciudad: acércate a la réplica de su vivienda en la Universidad, y, sobre todo, la Glasgow School of Art , donde todo –desde los planos del edificio hasta el mobiliario- lleva el nombre del genial arquitecto. No es de extrañar que, ante semejante contenido, haya dado al mundo seis ganadores del Turner Prize... No es el único gran nombre en darle carácter al perfil urbano de la ciudad. Una de las obras maestras de la arquitecta Zaha Hadid es el Riverside Museum, un imponente museo dedicado al transporte –probablemente, el mejor del mundo en su especialidad- que está ubicado en un antiguo muelle del río Clyde y en cuya puerta, como homenaje a la industria de astilleros que tanta riqueza dio a la ciudad, está atracado un carguero victoriano construido en ellos, el Tall Ship (cuyo interior puedes visitar). El museo compite amistosamente en lo arquitectónico con el otro icono contemporáneo de Glasgow, firmado en esta ocasión por Sir Norman Foster: el Centro de Exposiciones, conocido popularmente como “El Armadillo”. Comprobarás porqué en cuanto lo veas...

 

Por su cultura


Kelvingrove Art Gallery

El Kelvingrove Art Gallery and Museum (Argyle Street) es uno de los quince museos más visitados del mundo, y no es de extrañar: en sus 22 salas se exhiben más de 8.000 objetos, que forman una colección de lo más ecléctica e interesante en la que caben desde armaduras medievales a obras de Dalí, pasando por fósiles de dinosaurios o cazas británicos. Sencillamente imprescindible, como lo es también la Pollock House (Pollock Country Park), que no es solo la mansión escocesa definitiva (con un fantasma que, cuenta la leyenda, se aparece a los visitantes: si hueles a lavanda, es que está cerca de ti) sino también una de las mejores colecciones privadas de pintura de todo el Reino Unido, donde brillan obras de El Greco, Goya o Velázquez. Y la mejor muestra de que Glasgow es una ciudad efervescente en lo creativo está en Trongate 103,  un centro cultural donde se reúne lo más destacado de las mejores galerías de la ciudad, además de exposiciones temporales y talleres abiertos a todos –incluso viajeros de paso como tú...

 

Por su pasión por el fútbol

También del mejor fútbol es sinónimo Glasgow. Los dos equipos profesionales de la ciudad –los Celtics y los Rangers- son los protagonistas de una de las rivalidades deportivas más intensas y coloridas del mundo del deporte, que ha dado en llamarse “The Old Firm”. Los colores de ambos equipos (el verde del Celtic y el azul marino del Rangers) están presentes en cada esquina de la ciudad, pero durante los días previos y posteriores a cada partido entre ellos, la tiñe por completo.

 

Por sus caprichos foodies

Ashton Lane

Probablemente nunca lo hubieras imaginado conociendo su lista de ingredientes, pero el haggis, el plato tradicional escocés por excelencia –un embutido cocido elaborado con casquería de cordero, cebollas, harina de avena, hierbas y especias-  es todo un manjar para gourmets que en el Café Gandolfi, lo preparan a la perfección. Sigue disfrutando de la gastronomía de Glasgow con un afternoon tea –tienes más de cuarenta para elegir, además de scoones y sándwiches- en Cup Glasgow, en el West End, la zona de Glasgow más animada –con permiso de Ashton Lane, un callejón muy famoso y repleto de clubes y restaurantes.

 

Por sus tiendas

¿Quieres quemar las calorías de la comida? Vete de compras por la Style Mile, entre las calles Argyle y Sauchiehall, por la zona de Merchant City o por el West End, donde esperan desde Viviente Westwood a Cos, pasando por Kart Geiger y, naturalmente, todas las marcas británicas... Con más de 1.500 tiendas, Glasgow te demostrará porqué es el segundo destino de shopping en el Reino Unido.

 

 

©Chus Eto

Escrito por Clemente Corona. Periodista, escritor y viajero, trabajó como directivo en Fnac y Barceló Viajes, empresas en las que dirigió sus medios de comunicación –revistas, websites- y proyectos de márketing y producto. Actualmente dirige TGV Lab by Tu Gran Viaje, agencia de marca y contenido que edita TuGranViaje.com. Autor de varias novelas y de más de veinte guías de viaje de todo el mundo, ha publicado reportajes, crónicas y entrevistas en medios nacionales e internacionales como ABC, Esquire, Harper’s Bazaar, Monocle o Excelsior, entre otros muchos. Además de en www.tugranviaje.com, escribe sobre viajes y estilo de vida en El Confidencial y El País, y colabora en diferentes programas de radio.