Transporte

Desplazarse por la ciudad

Travelling within British cities

Utilizar el transporte público para desplazarse por las zonas urbanas de Gran Bretaña es divertido, revelador y, con mucha frecuencia, económico. Las ciudades más grandes suelen tener los servicios de autobús más fiables, y Londres, Newcastle y Glasgow cuentan, además, con sistema de metro. Si viajas a Edimburgo, Manchester y Nottingham podrás disfrutar de los tranvías; solo tienes que recordar que si te quedas atascado, hay taxis a tu disposición en casi todas las estaciones de tren. La mejor manera de ver muchas ciudades del Reino Unido es a pie, pero sea cual sea el transporte que elijas, procura evitar las horas punta entre las 07:30 y las 09:30 y entre las 16:30 y las 19:00.

 

Familiarízate con los autobuses locales

En Gran Bretaña hay autobuses de todos los tipos y tamaños, pero todos cuentan con puertas automáticas y cómodos interiores. Entre ellos, puedes encontrar autobuses de dos pisos operados por el conductor, autobuses más pequeños, de un solo piso, que se abren camino fácilmente entre el tráfico. En Londres, los nuevos autobuses Routemaster de dos pisos cuentan con puertas en la parte delantera, trasera y en el centro. Además del conductor, hay revisores que comprueban los billetes. La única ruta de Londres en la que todavía se utiliza el autobús Routemaster antiguo, con la parte trasera abierta, es en la ruta del patrimonio No 15. Esta ruta te lleva entre la Torre de Londres y Trafalgar Square pasando junto a la Catedral de San Pablo. 

Es importante recordar que, en Londres, no es posible pagar en metálico en ningún autobús urbano. En su lugar, es necesario utilizar una tarjeta de crédito o de débito sin contacto (si la tarjeta no es del Reino Unido incurrirás en cargos adicionales) o también puedes adquirir una Visitor Oyster Card, una tarjeta prepago cuyo crédito se va reduciendo cada vez que la usas (aunque puedes recargarla). Cuando subas al autobús, simplemente toca tu Oyster Card en el lector, y el coste de tu viaje se descontará del crédito de la tarjeta. Por otra parte, si vas a utilizar el transporte público un día solamente, la opción lógica es una Travelcard de un día. Ambas tarjetas se pueden utilizar en el metro y en los trenes urbanos, además de en los autobuses, y se pueden adquirir en estaciones de metro, centros de información de viaje, establecimientos que muestren el símbolo azul de Oystercard o, utilizando internet antes de llegar a Gran Bretaña, a través de Transport for London (www.tfl.gov.uk) o de VisitLondon.

En la mayor parte del resto de las ciudades del Reino Unido todavía es posible comprar los billetes al conductor al subir al autobús. Las grandes áreas urbanas como West Midlands, en el corazón de Inglaterra o Greater Manchester, en el noroeste, cuentan con sus propias tarjetas de transporte regionales válidas para todo el transporte público dentro de estas áreas. Consulta los horarios y otros detalles en las oficinas de turismo locales. 

Las ciudades más grandes de Gran Bretaña cuentan con servicios nocturnos desde alrededor de las 23:00 hasta las 6:00. En Londres los autobuses nocturnos llevan el prefijo "N" y la mayor parte de ellos pasan por Trafalgar Square.

Si quieres subir a un autobús, señala levantando el brazo cuando se vaya aproximando el vehículo; para bajar, toca el timbre una sola vez. En la parte delantera del autobús se muestra el destino del recorrido. Si no estás seguro de qué parada necesitas, pídele al conductor o al revisor que te avise y quédate en el piso inferior.

 

Conducir en una ciudad distinta 

Conducir en el centro de la ciudad puede ser complicado y, además, cabe señalar que en Londres se aplica una tarifa de congestión. Si conduces o aparcas en la zona de congestión de lunes a viernes (de 07:00 a 18:00), ese mismo día, antes de medianoche, deberás abonar un cargo de £11,50 a través de internet. Consulta el sitio web de Transport for London para obtener más información.

 

Cómo tomar un taxi 

En las grandes ciudades de Gran Bretaña es posible encontrar taxis tanto en las paradas de taxi como en las estaciones de tren, o también puedes pedir un radiotaxi por teléfono. Si te subes a un taxi de los normales y no tiene taxímetro, pregunta el precio antes de iniciar el viaje.

Los famosos taxis negros de Londres son una institución tan conocida como los emblemáticos autobuses rojos, y vale la pena hacer un trayecto en uno de ellos. Son taxis perfectamente seguros, ya que todos los conductores están sujetos a pruebas muy estrictas. Todos los taxis negros son accesibles para sillas de ruedas y muestran una señal luminosa de For hire (libre) cuando están disponibles. La mayor parte de los taxistas espera una propina de entre el 10 y el 15 % de la tarifa.

Los radiotaxis son alternativas más económicas al taxi negro y solo pueden pedirse por teléfono; los hoteles suelen contar con números de teléfono de compañías locales. Uber está disponible tanto en Londres como en otros lugares de Gran Bretaña si te has descargado la aplicación al móvil. 

 

Desplazarse en el metro de Londres

La legendaria red de metro de Londres, conocida como Tube, cuenta con más de 270 estaciones, cada una de ellas marcada con el famoso logotipo redondo de London Underground. El metro de Londres funciona todos los días, a excepción del día de Navidad, desde alrededor de las 05:30 hasta la medianoche, y algunas líneas funcionan ahora 24 horas al día. Los domingos y festivos hay menos trenes, pero sigue siendo un buen servicio.

Ahora hay también un servicio nocturno de metro en ciertas líneas con el que podrás desplazarte entre el centro de Londres y las afueras de la ciudad 24 horas al día los fines de semana. Este es un servicio relativamente nuevo, así que es conveniente que consultes el sitio web de TfL por si hubiera algún cambio. 

Las líneas de metro de Londres están codificadas por colores y todas las estaciones cuentan con carteles con mapas, mientras que en el interior de cada tren puedes ver mapas de la sección central. Si te pierdes, pregunta a cualquier persona, a los londinenses les gusta ayudar.

Los billetes se adquieren en la estación, pero muchos viajeros utilizan la tarjeta Oyster Card, una tarjeta electrónica prepago recargable que puede utilizarse tanto en autobuses y trenes como en el metro. La tarjeta Oyster Card es la forma más económica de desplazarse por Londres en metro y autobús. Para obtener más información sobre como adquirirla, consulta el sitio web de Transport for London. Las tarjetas Oyster Card pueden adquirirse desde el extranjero, pero también puedes utilizar tarjetas de crédito o débito sin contacto para cada trayecto. 

Consulta nuestra página sobre el metro de Londres si necesitas más información. 

 

Caminar por las ciudades

Una vez que te acostumbras a que el tráfico va por la izquierda, es seguro y divertido explorar a pie las ciudades de Gran Bretaña. Las instrucciones escritas en la calzada te indicarán en qué dirección circula el tráfico.

Hay dos tipos de pasos de peatones: los pasos de cebra, con amplias bandas blancas, y los cruces con pulsador en los semáforos. En los pasos de cebra el tráfico debería detenerse para dejarte pasar; sin embargo, en los cruces con pulsador los coches solo se detendrán una vez que las luces cambien a verde para peatones. Cada vez con más frecuencia en el Reino Unido, se crean zonas para peatones libres de tráfico en pueblos y ciudades. Si visitas Oxford Circus en Londres te encontrarás un sistema innovador de cruce en diagonal. 

 

Desplazarse en bicicleta por la ciudad 

La bici es una de las formas de desplazarse por la ciudad más respetuosas con el medioambiente. Incluso en las ciudades más pequeñas, se pueden encontrar establecimientos de alquiler de bicicletas (consulta tfl.gov.uk para Londres o cyclehireinfo.com para el resto de Gran Bretaña). No se puede ir en bicicleta en autopistas ni por los accesos a estas, y tampoco se puede montar en bici por las aceras ni por zonas peatonales. Muchas vías urbanas del Reino Unido cuentan con carriles bici y sus propios semáforos independientes. Es posible llevar la bici en la mayoría de los trenes de Gran Bretaña; consulta el sitio web de National Rail para obtener más información. Utiliza siempre el casco y nunca dejes la bici sin candado.