Transporte

Viajar en coche

Travelling around Britain by car

Las principales diferencias para los conductores extranjeros son que en el Reino Unido se conduce por la izquierda y que las distancias suelen medirse en millas. De todos modos, una vez que logres adaptarte, la Gran Bretaña rural es un buen lugar para conducir, y podrás disfrutar de una extensa red viaria de carreteras y autopistas sin peaje que facilitan los desplazamientos por todo el país. Mientras te desplazas de un lugar a otro, podrás ver un gran número de pueblos y ciudades encantadores y adaptar tu recorrido a tu propio gusto. 

 

¿Qué necesitas?

Para conducir en Gran Bretaña es necesario contar con un permiso de conducir en vigor y, si fuera necesario, un permiso internacional. También debes llevar en el vehículo la documentación de propiedad del coche o el contrato de alquiler, así como la documentación del seguro.

 

Las carreteras en Gran Bretaña 

La hora punta en las ciudades puede durar desde las 07:30 hasta las 9:30 y de las 16:30 a las 19:00 los días de semana, así que, si es posible, es mejor no iniciar el viaje durante estas horas.

Aunque la mayor parte de los coches de alquiler vienen equipados con GPS, es recomendable tener a mano un buen mapa del Reino Unido. Si deseas adentrarte en las zonas más rurales, vale la pena obtener un mapa de la agencia cartográfica Ordnance Survey, ya que son muy completos y te servirán de guía hasta en los trayectos más específicos.

En Gran Bretaña, las autopistas están marcadas con una "M" seguida de su número de identificación. Las carreteras marcadas con una "A" son las rutas principales y, a veces, son autovías o tienen doble carril (es decir, dos carriles en cada dirección), mientras que las carreteras marcadas con la letra "B" son carreteras secundarias. Estas últimas suelen estar menos congestionadas y casi con toda seguridad gozan de mejores vistas. Las zonas rurales del Reino Unido están atravesadas por un entramado de pequeñas vías comarcales.

 

Familiarízate con las señales de tráfico

Generalmente, las señales de tráfico de Gran Bretaña están normalizadas con las del resto de Europa. Las señales de dirección están codificadas por colores: azul en las autopistas, verde en las carreteras principales y blanco en las vías menores. Los carteles marrones indican lugares de interés. Las señales de peligro o advertencia suelen ser triangulares, de color rojo y blanco y con pictogramas fáciles de comprender. Estate atento a las notificaciones luminosas de las autopistas que avisan de obras, accidentes o zonas con niebla.

Los pasos a nivel que cruzan las vías de tren suelen tener barreras automáticas. Si las luces parpadean en rojo, indican que se acerca un tren y es necesario detenerse.

El Manual del código de circulación del Reino Unido, que se puede descargar online en el sitio web del Departamento de transporte, es una guía actualizada de todas las señales de tráfico y normas de conducción vigentes en Gran Bretaña.

 

Normas de conducción 

En el Reino Unido, los límites de velocidad son de 20 a 40 mph (de 50 a 65 km/h) en zonas urbanas y hasta 70 mph (110 km/h) en autopistas y vías de doble carril. Presta atención a las señales de límite de velocidad en otras carreteras. En Gran Bretaña es obligatorio utilizar el cinturón de seguridad.

En Gran Bretaña, si bebes no conduzcas. Las sanciones son severas. Consulta el manual del Código de circulación del Reino Unido para comprobar el límite legal. Es ilegal utilizar el teléfono móvil mientras se conduce, excepto si se utiliza en modo manos libres. Incluso en este caso es recomendable abstenerse de utilizar el teléfono durante la conducción. 

 

Cómo aparcar el coche  

Cuando se encuentre en una ciudad británica, es posible que deba utilizar un parquímetro para estacionar, por lo que es conveniente llevar siempre cambio en monedas para poder pagar sin problemas. Algunas ciudades de Gran Bretaña cuentan con planes de aparcamiento disuasorio que te permiten tomar el autobús hasta el centro desde los aparcamientos situados en las afueras de la ciudad. Otras ciudades tienen planes de aparcamiento para los que hay que adquirir una tarjeta en la oficina de turismo o en establecimientos locales, rellenarla con la hora de estacionamiento y dejarla a la vista en el salpicadero.

Evita en todo momento las líneas dobles amarillas o rojas; la línea única indica a veces que se puede aparcar por las noches y los fines de semana, pero comprueba cuidadosamente las señales: no querrás que te pongan una costosa multa de aparcamiento o que se lleve tu coche la grúa por no haber entendido la señal.

En caso de duda, ve a lo más fácil y busca un aparcamiento público. Es mucho más fácil aparcar fuera del casco urbano y de las zonas turísticas más populares. Busca las señales con una "P" en azul que indican zonas de aparcamiento. No dejes nunca el equipaje ni objetos de valor en el coche. 

 

Llena el depósito 

Puedes ahorrar si pones gasolina en uno de los grandes supermercados, ya que suelen ofrecer los mejores precios. Las estaciones de servicio de las autopistas y de las zonas rurales o aisladas suelen ser más caras.

La mayor parte de los coches modernos en Gran Bretaña utilizan gasolina sin plomo. Aunque casi todas las estaciones de servicio de Gran Bretaña son de autoservicio, las instrucciones de los surtidores son fáciles de seguir.

 

Familiarízate con los servicios de asistencia en carretera

Si sufres una avería durante el trayecto puedes ponerte en contacto con la AA (Automobile Association) y el RAC (Royal Automobile Club) desde los teléfonos de emergencia situados al borde de la carretera en las autopistas (unas cajas de color anaranjado que contienen un teléfono que puede utilizarse en caso de emergencia). Si no estás cerca de un teléfono de emergencia, busca en internet el número de teléfono desde tu propio móvil o, mejor aún, anota los números de teléfono antes de comenzar el viaje.

Tanto la AA como el RAC ofrecen a sus miembros servicios completos de asistencia en carretera 24 horas, así como muchos otros servicios de automoción. Ambas organizaciones ofrecen asistencia recíproca a miembros de organizaciones automovilísticas en el extranjero así que, antes de salir de casa, comprueba si dispones de cobertura. Green Flag es otra importante organización de asistencia en carretera en Gran Bretaña.

La mayor parte de las agencias de alquiler de coches del Reino Unido cuentan con su propia cobertura y el precio incluye afiliación a la AA, el RAC o Green Flag. No te olvides de pedir al agente de la empresa de alquiler que te facilite los números de teléfono de los servicios de emergencia.

Si no eres miembro de una organización afiliada a un servicio de asistencia en carretera en Gran Bretaña, también puedes llamar y utilizar sus servicios, aunque te saldrá más caro. Si te ves implicado en un accidente con otro vehículo o en el que se produzcan lesiones, llama a la policía tan pronto como te sea posible.

La Environmental Transport Association aconseja cómo reducir el impacto de las emisiones de carbono y ofrece también varios servicios de asistencia respetuosos con el medioambiente.