Transporte

Viajar en tren

Travelling around Britain by train

Gran Bretaña cuenta con una red de ferrocarriles privatizada que cubre todo el país y llega a más de 2500 estaciones. El sistema es eficiente y fiable, y tomar el tren añadirá un auténtico toque de aventura a tu viaje. Es posible que algunos trayectos que cruzan el país necesiten transbordos, ya que la mayoría de las líneas parten de Londres, que cuenta con siete terminales principales. También hay un maravilloso enlace ferroviario con la Europa continental a través del Eurostar, desde la estación de St Pancras en King's Cross, Londres, y desde Ebbsfleet y Ashford en Kent.

 

Cómo adquirir los billetes

Puedes comprar los billetes de tren en las principales agencias de viajes y en todas las estaciones de ferrocarril del Reino Unido. Los billetes de primera clase cuestan alrededor de un 33 % más que el billete normal y comprar un billete de ida y vuelta puede a veces ser más barato que comprar dos billetes separados.

Asegúrate de que tienes tiempo de sobra para comprar el billete y no te olvides nunca de preguntar si hay alguna oferta especial o tarifa reducida. Comprar el billete por adelantado suele ser más barato que comprarlo el mismo día, aunque a menudo hay restricciones de cancelación o para cambiar el trayecto.

Los billetes pueden adquirirse directamente del operador de ferrocarril, en National Rail o en un sitio web independiente como Trainline. En Rail Easy puedes adquirir billetes con descuento por adelantado. Virgin Trains opera en gran parte de Inglaterra, Escocia y Gales, y no aplica gastos de reserva. En las zonas rurales de Gran Bretaña, es posible que las taquillas estén cerradas los fines de semana, así que, si no has podido adquirir el billete, el revisor puede venderte uno a bordo.

 

Infórmate sobre los bonos de ferrocarril

Si crees que vas a viajar mucho en tren durante tu estancia en Gran Bretaña, un bono de viajes en ferrocarril es una buena inversión. Se pueden adquirir a través de muchos agentes en el extranjero como, por ejemplo, Rail Europe. El bono All Line Rail Rover, de National Rail, ofrece viajes ilimitados a adultos por toda Inglaterra, Escocia y Gales durante 7 o 14 días. Para muchos viajes, las tarjetas Family and Friends Railcard o Network Railcard ofrecen un ahorro del 33 % del billete de adulto y el 60 % de las tarifas de niños (entre 5 y 15 años). La tarjeta Young Person's Railcard ofrece descuentos a jóvenes de 16 a 25 años o a estudiantes a tiempo completo que estén matriculados en un centro educativo en el Reino Unido. La tarjeta Senior Rail Card da derecho a los mayores de 60 años a un descuento del 33 % sobre la mayor parte de las tarifas. También hay bonos especiales de transporte solo para Londres y un bono que cubre Londres, Oxford, Canterbury y Brighton. Los niños de entre 5 y 15 años pagan medio billete, mientras que los menores de 5 años viajan gratis. Los viajeros con discapacidades pueden optar por otros muchos descuentos.

Ten a mano una fotografía tamaño carnet para adquirir los bonos. Y si tienes un bono, no te olvides de mostrarlo cuando compres el billete.

 

Sugerencias generales

Encontrarás los trenes más rápidos y cómodos en las líneas principales. Por eso es siempre recomendable reservar el asiento con antelación, especialmente si deseas viajar en horas punta como los viernes por la tarde. Los trenes de las líneas principales cuentan con vagón restaurante y aire acondicionado y son muy rápidos; llegar a Edimburgo desde Londres, por ejemplo, lleva poco más de 4 horas.

Si tienes alguna discapacidad y necesitas ayuda, llama a National Rail Enquiries para solicitar asistencia al pasajero al menos 24 horas antes de tu viaje. Una línea amarilla sobre la ventana de un tren indica que se trata de un compartimento de primera clase. Ten en cuenta que incluso si el tren está completo, no puedes sentarte en la zona de primera sin pagar la tarifa completa.

Algunas veces, los trenes se dividen durante el trayecto y cada sección se dirige a un destino distinto. Asegúrate siempre de comprobar en qué sección deberías estar. Los trenes paran tan solo un minuto en cada estación y las puertas se cierran 30 segundos antes de la hora prevista de salida, así que recoge tus pertenencias con tiempo y prepárate para subir o bajar.

Algunas estaciones quedan un poco distantes del centro de la ciudad, aunque generalmente están bien señalizadas y suelen estar en alguna ruta de autobús. Los domingos y festivos, los trenes pueden ser más lentos y menos frecuentes de lo normal.