Viaje a lo largo del Great West Way: las luces de la ciudad más allá de Londres

Si eres un aventurero amante de la atmósfera urbana, probablemente te estarás preguntando qué otras ciudades deberías visitar además de la siempre excitante capital británica. ¿El modo más fácil y bello para explorar las ciudades del sudoeste de Inglaterra? Seguir el Great West Way...

 

Organiza un Great West Way City Break

 

Día 1

Para llegar a tu primera parada en la ciudad, súbete simplemente a un tren hacia Londres Paddington, disfruta del panorama y en poco tiempo llegarás a tu destinación. ¿No pasas por Londres? Bien, toma el primer vuelo para Bristol y luego súbete al tren. En veinte minutos de viaje habrás llegado a …

 

BATH  

Dato curioso: ¿Sabías que hay más de 7 “crescent” en Bath, incluido el famoso Royal Crescent?

A solamente 1 hora y media de tren desde Londres o 20 minutos desde Bristol, Bath es una ciudad rodeada de espacios verdes y exuberantes. Su imagen tan histórica y romántica te catapultará en otro mundo. A diferencia de muchas metrópolis, el ritmo de la vida aquí es delicado y tranquilo. Bath, sin embargo, no tiene nada que ver con una ciudad plácida o aburrida: hace muchos años que es una ciudad siempre a la moda. Una de las personalidades que residió en ella fue Jane Austen. La espléndida arquitectura Regency de la ciudad es justamente testigo del período en el cual la gran escritora inglesa vivió aquí. ¿Cambió algo desde entonces? Transcurre un día en la ciudad y te darás cuenta que lo contemporáneo y lo clásico conviven en ella.
 

Mañana

Teniendo en cuenta la estructura compacta de la ciudad y su status de patrimonio mundial de la UNESCO, se recomienda vivamente un tour a pie en total autonomía, para poder regular el descubrimiento de la ciudad a tu ritmo. Ordena un café y un croissant en una de las cafeterías del centro – podría ser Colonna & Small – y hazte un agradable paseo para orientarte entre las calles de Bath. Incluye en tu recorrido lugares icónicos como The Circus, Pulteney Bridge, Bath Abbey, Bath Assembly Rooms y el grupo de casas símbolo de la ciudad: el Royal Crescent. Este último fue proyectado especialmente para dar a los residentes de la ciudad la sensación de vivir en la campiña.

Bath Reflection

 

Tarde

Disfruta de un agradable almuerzo en uno de los cafés de Bath. Hay un animado ambiente gastronómico en la ciudad, que culmina en el Great Bath Feast cada año. Como ves, no te faltarán opciones para elegir cómo pasar un buen momento. Puedes elegir wrap veganos de inspiración india, pollo al estilo filipino o modernas ensaladas británicas.

Una vez que has recuperado energías, permítete un tiempo para la cultura. Bath posee algunos museos fantásticos. Por ejemplo, el Fashion Museum (donde puedes vestirte y probarte ropa), el Jane Austen Centre (donde puedes encontrar Mr Darcy) y algunos museos de arte, diseño e historia de alto nivel en The Holburne Museum, Victoria Gallery y No 1 Royal Crescent, en este último tendrás la sensación de haber viajado en el tiempo, se remonta al 1770. Otras propuestas interesantes son el Bath Museum of Architecture, el Museum of East Asian Art y el American Museum in Britain – el único museo de arte popular americana fuera de los Estados Unidos. Este museo se encuentra en una posición elevada en las periferias de la ciudad.

 

Noche

Después de una intensa jornada de cultura, te mereces un poco de mimos. Zambúllete en la piscina en el techo del Thermae Bath Spa, muy visitada por sus aguas curativas y porque desde allí se puede disfrutar un hermoso panorama de la ciudad. Recuerda que debes reservar tu ticket porque las termas son desde siempre muy requeridas. O, si viajas en verano, cena a la luz de las antorchas en los Roman Baths. Entonces, cansado y feliz, tranquilo por haber vivido una jornada plena, lo único que tienes que hacer es relajarte en tu hotel. Hay algunos lugares realmente interesantes donde hospedarse en Bath, que van desde el campus de la universidad de Bath en verano, a pocos minutos en autobús desde el centro, hasta la Tasburgh House con tema literario, donde una vez durmió Jane Austen.

 

Algunas ideas más: 

  • Sigue la Bath Skyline walk para tener una de las mejores vistas de la ciudad
  • Haz un tour guiado y temático a pie (arquitectura, teatro, gastronomía, fantasmas...)
  • Haz shopping en las boutiques de Bath
  • Prueba un delicioso Sally Lunn Bun
  • Visita el jardín de Prior Park

 

Día 2

Despiértate temprano y ve a la estación: ¡hoy se parte hacia Bristol! El viaje dura sólo 15 minutos desde Bath, pero hay tantas cosas para hacer que querrás aprovechar al máximo tu jornada.

 

BRISTOL

¿Sabías que Bristol tiene su propia moneda, el Bristol Pound, que ayuda a relanzar las empresas locales? Puedes comprar los billetes colorados en el Centro de Informaciones turísticas en Harbourside. Como "capital del sudoeste", Bristol ofrece una atmósfera distinta de la de Bath. En un cierto sentido, se parece más a Londres, con sus barrios tan distintos entre ellos y tan característicos: desde las avenidas frondosas del Clifton Village a las calles llenas de graffiti y street art en Stokes Croft.

 

Mañana

Ya que uno de los hijos más famosos de Bristol es Banksy, inicia la jornada con un Bristol Street Art Tour. O, mejor aún, llega suficientemente temprano como para hacer el brunch en uno de los cafés del Harbourside y parte luego con el tour (normalmente inician a las 11 todos los sábados y domingos). Tu tour explorará la historia del arte callejero en la ciudad y te guiará a través de un mix de obras de arte bien nuevas y otras bien conservadas, entre las cuales algunos originales de Banksy.

 

Tarde

Bristol es una ciudad donde la gastronomía callejera tiene una posición importante. Las opciones para el almuerzo varían de acuerdo con el día de tu visita. Los lugares que deberías considerar para comer bien en Bristol tendrían que incluir St Nick's Market, Harbourside Market y Tobacco Factory Market. Los vendedores cambian frecuentemente, pero encontrarás siempre un excelente mix de cocina de todo el mundo para probar, desde la cabra al curry jamaicana a los momos nepaleses. Podrías dar una mirada a Cargo también, un nuevo y fantástico lugar, desarrollado en el interior de un conteiner sobre el Wapping Wharf donde puedes comprar deliciosos platos para llevar, como el wrap al estilo griego, propuestas con curry indio fresco, sidra y toast de queso.

Cuando estés plenamente satisfecho con tu almuerzo, descubre el otro hijo famoso de Bristol: Isambard Kingdom Brunel. Aunque no parezca que el ingeniero victoriano tenga mucho en común con Banksy, él también ha sido un pionero valiente. Puedes visitar una de sus creaciones más extraordinarias, la SS Great Britain - el primer gran transatlántico del mundo – y hacerte una idea de cómo los pasajeros de primera clase vivieron largos viajes a través de Atlántico. En tu ticket se incluye también la entrada a una nueva muestra llamada Being Brunel, una experiencia de inmersión que te conducirá – literalmente – al cerebro del célebre ingeniero. Si tienes tiempo, aventúrate hasta el Clifton Suspension Bridge, otro proyecto pionero de Brunel. Piensa que él murió antes de verlo realizado y ahora este puente es el símbolo de Bristol.

 

Noche

Todas las formas del arte encuentran su espacio en Bristol, ciudad llena de espíritu de iniciativa y siempre a la vanguardia. En Bristol tu único problema será decidirte entre las muchas opciones en lo que se refiere a restaurantes donde cenar. De acuerdo con tus gustos, elige también un poco de teatro al Bristol Old Vic, el teatro de lengua en actividad más antiguo del mundo. Podrías también escuchar música en vivo, ver un stand-up comedy o hacer algo completamente subversivo como una experiencia culinaria de inmersión en un lugar misterioso. Algunos lugares interesantes dedicados al entretenimiento son Old Market Assembly y Tobacco Factory Theatres. Hay algunos lugares realmente interesantes para dormir en Bristol, si quisieras pasar la noche aquí. Puedes dormir por ejemplo, en un barco transformado en pensión de lujo, una autocaravana o en una prisión transformada en un elegante alojamiento de YHA.

 

Algunas ideas más…

  • Visita algunas galerías y museos: The Arnolfini, Spike Island, Bristol Museum & Art Gallery y Royal West of England Academy (RWA). Todas cerca del centro.
  • Ve a ver alguna película independiente al Watershed.
  • Alquila un tándem o una bici y explora los barrios fuera del centro.
  • Haz un picnic en Clifton Down, donde tienes la mejor vista desde el Clifton Suspension Bridge.
  • Participa en degustaciones de cerveza, gin, sidra o vino.

 

Día 3

Si tu viaje te regala todavía un poco de tiempo, éstas son otras dos ciudades interesantes que podrías explorar a lo largo del Great West Way.

 

SALISBURY

Si te diriges hacia el sur, encontrarás Salisbury, una ciudad circundada de la campiña donde es posible disfrutar el arte y la cultura. Inicia tu visita en Mompesson House, la propiedad del Siglo XVIII presente en la versión cinematográfica de Sentido y Sensibilidad de Jane Austen (1995). No olvides visitar Salisbury Playhouse, Salisbury Museum y Salisbury Cathedral. Y, obviamente, las antiguas “standing stones” que no están lejos y que son famosas en todo el mundo.  

 

OXFORD

Si te diriges hacia el norte, no te pierdas una de las ciudades universitarias por excelencia: Oxford. Visita la Bodleian Library y, quizás puedas hacer como que estudias (exactamente como hacía Tolkien en las salas de esta biblioteca bellísima). Descubre algunas de las atracciones más inesperadas de la ciudad, como el Pitt Rivers Museum, lleno de obras antropomorfas, o el pub Eagle and Child, donde C.S. Lewis y J.R.R Tolkien solían encontrarse y conversar. No te resultará difícil encontrar bicicletas para alquilar, cafés con juegos de mesa para pasar un poco el tiempo y estarás tentado de jugar a encontrar extrañas esculturas un poco desparramadas por la ciudad como, por ejemplo, un tiburón sin cabeza.