Las mejores playas de Escocia

Monday 18 June 2018

¡Qué alegría nos da el verano! Este año, la manga corta nos queda de fábula, la jornada intensiva se nos hace más corta que nunca, y ya solo pensamos en una cosa: ¡en la playa! Así que, por favor, ayúdanos con la sombrilla, el protector, la toalla y toma del otro asa la cesta de picnic -¡gracias!-, porque nos vamos a pasar el día a las mejores playas de Escocia. ¡No te podrás creer lo alucinantes que son! 

 

Playa de Aberdeen | Las mejores playas de Escocia

Puede que no lo hubieras sospechado -¡y no te culpamos!- pero en Escocia tenemos un montón de playas espectaculares, ideales para todos los tipos de viajer@s. Grandes arenales ideales para tomar el sol, calas recónditas donde disfrutar de la máxima privacidad, playas casi infinitas en las que reinan el viento y las olas y que son un paraíso para los amantes de los deportes náuticos. La costa oeste es más recortada, con fiordos y loches; la oriental es menos accidentada, con grandes estuarios: y es que, con más de 16.000 kilómetros de litoral, ¡lo difícil es no disfrutar de las mejores playas de Escocia!

Aberdeen Beach | Las mejores playas de Escocia | Blog de VisitBritain

Luskentyre Beach

En la isla de Harris se encuentran algunas de las mejores playas de toda Europa. Y no lo decimos nosotros: por ejemplo, esta de Luskentyre aparece con regularidad entre las mejores playas de Reino Unido en los rankings de TripAdvisor. Allí tendrás kilómetros de arena blanca y aguas transparentes, y podrás caminar entre dunas, pasear en bicicleta y contemplar desde ahí la isla abandonada de Taransay, donde se grababa uno de nuestros reality shows más populares, Castaway 2000.

Uyea Beach

Si quieres darte un baño de naturaleza escocesa pura en toda la extensión de la expresión, tu destino es la recóndita islita deshabitada de Uyea, en el noroeste de Mainland, en la isla de Shetland. La isla de Uyea tiene tan solo 45 hectáreas, y puedes llegar a ella caminando por una playita que se forma cuando baja la marea. Allí te esperará una franja de arena dorada acariciada por el Mar del Norte en ambos lados, donde juegan las focas, y enmarcada por acantilados y farallones. Un auténtico tesoro de la Naturaleza que no te cansarás de contemplar: asciende al acantilado y no te creerás la imponente vista que tienes ante ti. Y si es al caer la tarde… ¡ay, si es en el atardecer! 

 

West Sands

Cuando llegues a la increíble playa de West Sands, en St Andrews, no podrás evitar aclararte la garganta, tararear en voz alta la banda sonora de Carros de Fuego -no te preocupes, estarás tú sol@- y echar en correr por este arenal, que se extiende entre el centro de la población -con un castillo en ruinas y la catedral punteando la panorámica- y el Mar del Norte. Además, el mítico Old Course, el campo de golf más antiguo del mundo, está pegado a la playa. ¿Qué más le puedes pedir?

Panorámica desde las dunas de West Beach, en St Andrews | Las mejores playas de Escocia

 

West Beach

Cuando pasees por West Beach (en la isla de North Uist, en las Hébridas Exteriores), no te extrañes si eres la única persona en hacerlo: esta magnífica playa de cinco kilómetros de largo, protegida por dunas y prados de orquídeas, es uno de los secretos mejor guardados del litoral escocés. Deja que la brisa -sí, fresca y vigorizante: ¡ideal para la piel!- te acaricie y disfruta de las vistas espectaculares de los montes Harris, hacia el norte. 

 

 

Loch Morlich

¡No todo va a ser bañarse en agua salada! En el loch Morlich (en pleno parque nacional de Cairgorns) puedes pasar un estupendo día de playa en el que no te va a poder faltar de nada: podrás bañarte en sus aguas transparentes, practicar tus deportes náuticos favoritos e incluso hacer una travesía en yate. Además, con el bosque de Glenmore a un paso (uno de los bosques más antiguos del país), podrás continuar dándolo todo haciendo kayak o, simplemente, echándote a caminar a tu ritmo por sus senderos.

Scarista Beach

Regresamos a Harris para seguir sorprendiéndote con la espectacular playa de Scarista, de varias millas de arena dorada, protegida por las dunas y donde en verano puedes bañarte en total tranquilidad, sin nadie que te moleste (¡y sin tener que usar neopreno porque el agua no esté rica!) No te sorprendas si ves focas jugando en la playa, águilas sobrevolando la marea o, incluso, algún ciervo oteando la playa. ¡Esto es Escocia! 

 

 

Machir Bay

La “Reina de las Hébridas” -así llamamos a la isla Islay- es conocida en todo el mundo por ser hogar de algunos de los mejores whiskys de malta del mundo (hay ocho destilerías en la isla). Su litoral no le anda a la zaga en cuanto a calidad y variedad: sus más de doscientos kilómetros son una sucesión de calas, acantilados y playas para todos los gustos. Y es el arenal de Machir, con sus casi dos kilómetros de arena blanca, la playa más famosa de la isla. Los atardeceres son de los que quitan el sentido y, además, si caminas hasta el extremo sur de la playa, te encontrarás toda una sorpresa: un fuerte de la Edad de Hierro. ¡Increíble!

 

Una publicación compartida de Brian (@boldscot) el

 

Aberdeen Beach

¡No todo va a ser imponentes escenarios naturales! En Escocia, también tenemos un buen número de playas “de las de siempre”, con sus alquileres de tumbonas, sus puestos de comida y sus atracciones veraniegas y, de todas ellas, la de Aberdeen es una de nuestras favoritas. Puedes llegar a ella caminando tranquilamente desde el centro de la ciudad, y siempre te vas a encontrar con mucha animación: familias, grupos de amigos, surferos… 

 

 

St Cyrus

Muy cerca de Aberdeen está Montrose, donde te vas a encontrar con una colección de playas de lo más destacable, y entre ellas, la de St Cyrus, en una reserva natural y protegida por unos alucinantes acantilados de granito rojo, es la más espectacular. Sobre todo, por la cantidad de vida salvaje que te vas a encontrar (desde fulmares boreales y mil y un tipo de mariposas a marsopas -un pez muy similar al delfín) y por la magia que encierran las ruinas que dominan la playa, las del castillo de Kaim of Mathers, cuya leyenda dice que su alguacil fue quemado vivo por caníbal… en el siglo XIV, así que de aquello solo queda eso, la leyenda, ¡y en Escocia todas las leyendas son divertidas!