Consejos para diseñar un viaje a Inglaterra a tu medida

De los mil y un planes de Londres a la belleza salvaje de la costa de Cornualles, pasando por los bucólicos paisajes del Distrito de los Lagos o las calles medievales de York: toma nota de nuestras ideas y diseña a medida tu próximo viaje a Inglaterra.

Un viaje a Londres diferente

Estamos de acuerdo contigo: cuando no sabes qué hacer, ¡hay que viajar a Londres! Da igual que nunca hayas estado, o que te muevas por el metro con los ojos cerrados: en Londres es imposible aburrirse y, cada día, hay mil y una cosas nuevas que descubrir y de las que disfrutar. Y si en tu lista de cosas que hacer en Londres los clásicos ya están tachados, toma nota, de la mano de Tourist Forum, de estas nuevas ideas para viajar a Londres que, seguro, harán que te enamores otra vez -y van…- de nuestra capital.

Winter at Coppa Club, River Thames, Tower Bridge, London

Al este de la ciudad, todos los sabores del mundo te esperan cada domingo en el Sunday Up Market, en Brick Lane, la calle donde, además, se hacen los mejores currys del mundo (¡lo dice Gordon Ramsay!). Sin salir del barrio, el Old Spitalfields Market tiene lo que andas buscando y, también, lo que no: muebles, artesanías, objetos vintage… Cruza el Támesis y visita las sales de la Tate Modern, repletas del mejor arte contemporáneo, y sube a lo alto de The Shard, el espectacular rascacielos diseñado por Renzo Piano. ¡Las vistas son espectaculares! Y, desde luego, no dejes de visitar el Broadway Market, la última sensación gastronómica de la ciudad, con sus docenas de puestos de street food de todo el mundo.

Y Londres no se acaba en la ciudad: ¿por qué no exploras sus alrededores? Si visitas Wimbledon, podrás conocer la pista central en la que han triunfado Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza. Uno de los palacios reales de Inglaterra más espectaculares es el de Hampton Court, una maravilla de estilo Tudor que fue la residencia real de Enrique VIII, allá por mediados del siglo XVI, y que está también muy cerca de Londres, Támesis arriba. Y, un poco más lejos -pero no mucho más: a una hora del centro de la capital-, pero en dirección al mar, está Brighton, la “playa de Londres”. Allí también te espera un imponente palacio real, el Royal Pavillion del rey Jorge IV; y si quieres probar el fish & chips más auténtico de todo Reino Unido, estás en el lugar adecuado: en The Pier, el famoso paseo marítimo de la ciudad, hay docenas de puestos donde lo hacen de maravilla. 

 

La Gran Ruta del Norte de Inglaterra

Trazar tu propia ruta por el bellísimo norte de Inglaterra es una experiencia viajera que no olvidarás jamás. ¡Créenos! Hacerlo en coche, a tu aire, es un auténtico lujo; y ni pienses en la carretera, porque a los cinco minutos de arrancar tu coche ya te sentirás como si llevaras toda la vida circulando por la izquierda de la calzada. ¿O prefieres viajar en tren por el norte de Inglaterra, nuestro modo de transporte más tradicional? ¡Bien pensado! Contemplar los bucólicos paisajes de la campiña a través de la ventana del vagón, y llegar al centro de las ciudades sin preocuparte de nada, es una manera simplemente perfecta de paladear todo lo que el norte de Inglaterra tiene para ti.

Puedes comenzar en Manchester, una de las ciudades más cool de todo el Reino Unido, que respira fútbol por los cuatro costados -allí te esperan dos de los mejores equipos del mundo, el Manchester City y el Manchester United, cuyos espectaculares estadios podrás visitar, y el Museo del Fútbol, un must para todos los aficionados al deporte rey- y que tiene en los barrios de  Northern Quarter y Spinningfields una excelente colección de restaurantes y pubs a la última. Tu siguiente parada es la histórica ciudad de York, una maravilla medieval que fue fundada por los vikingos. Podrás recorrer sus murallas y pasar una tarde de compras en The Shambles, una de las calles de tiendas con más sabor de todo el país. Newcastle es una base ideal desde la que explorar la Muralla de Adriano, levantada por los romanos, y que se extiende por más de ciento treinta kilómetros. ¡Es Patrimonio de la Humanidad!

Newcastle

En Inglaterra tenemos infinidad de parajes de cuento de hadas, y muchos de ellos los tienes concentrados en el Distrito de los Lagos, también Patrimonio de la Humanidad, y del que el poeta William Wordsworth dijo que era “el lugar más bello que el ser humano ha encontrado jamás”. ¡Seguro que tú también lo piensas al pasear por el valle de Grasmere o surcando el lago Ullswater, el más grande de Inglaterra! Y, para terminar tu gran ruta por el norte de Inglaterra, ¿por qué no hacerlo en Liverpool? La eléctrica capital de The Beatles tiene mucho que ofrecerte además de la herencia del cuarteto: piérdete sin prisa por las animadas calles del Baltic Triangle o contempla el atardecer desde los Albert Docks y compruébalo por ti mismo. Y no dejes de tomarte una pinta en The Cavern…

La rotunda belleza del suroeste de Inglaterra

En la esquina más meridional de nuestro mapa te esperan lugares y estímulos con los que llenarás este y muchos otros viajes a Inglaterra… ¡querrás volver una y otra vez! Viaja por el suroeste de Inglaterra y descubrirás lugares de una belleza fuera de lo común. Cornualles está pintada con el plata del océano, que bate con fuerza sus costas,  creando playas y acantilados que inspiran desde hace siglos a los más grandes artistas: en el bucólico pueblo de St Ives, entre coloridas casas de pescadores, podrás visitar talleres y galerías rebosantes de arte.

Woman standing on a rock, Lands End, Cornwall

Además, Cornualles es tierra de leyenda: y es que la leyenda del Rey Arturo tiene como escenarios muchos parajes de la región. Las ruinas del castillo de Tintagel te esperan por ser donde nació el rey, que, dice la leyenda, está enterrado en Arthur’s Bed, una piedra con forma de cama que hay en Trewortha Tor. Y, si quieres reclamar su trono, acércate a la laguna de Dozemary. Allí, la Dama del Lago guarda su espada, Excalibur. ¿Te imaginas que te sientas a contemplar el paisaje y un brazo empuñándola surgiera del agua?

Y en tu viaje por el suroeste de Inglaterra no puede faltar una ruta por el condado de Devon, donde está uno de los escenarios naturales más espectaculares de Reino Unido: Lulworth Cove, la cala más conocida de la Costa Jurásica -un escarpado tramo de litoral de más de 150 kilómetros de extensión-, donde está Durdle Door, un enorme arco de piedra caliza que es todo un monumento natural. Sidmouth es un precioso pueblo de pescadores, con sus casitas pintadas de vivos colores, y un montón de restaurantes donde probar el tradicional sándwich de langosta de Dover. ¡Está riquísimo! Y cuando pasees por ciudades de cuento como Exeter y Plymouth, te pararás en todos los puestos de sus mercados tradicionales y brindarás una y otra vez en sus pubs con la riquísima sidra del condado. ¡Nos vemos en Inglaterra!

 

¿Te hemos inspirado para hacerte una escapada a Gran Bretaña? En este link podrás encontrar ayuda para empezar a planificar tu viaje.