Castillo de Alnwick

Después de Windsor, el Castillo de Alnwick es el segundo castillo habitado más grande de Gran Bretaña. Sus impresionantes muros han servido a lo largo de los siglos como puesto militar, establecimiento educativo y hogar familiar.  El castillo de Alnwick es también uno de los lugares de rodaje más conocidos de las películas de Harry Potter, en las que sirvió de telón de fondo para grabar escenas de las dos primeras películas. También fue el escenario de otras películas como "Robin Hood" y "Elizabeth" en Downton Abbey.

 

Información práctica

Para acceder al establecimiento es necesario comprar las entradas con antelación. 

La forma más sencilla de ir al Castillo de Alnwick es desde Edimburgo en autobús y el trayecto dura casi 2 horas.